Revista Mía

Cómo hacer un pastel de cuatro frutas y jengibre

El jengibre siempre combina muy bien en las recetas de bizcochos y pasteles. Y, para muestra, este delicioso pastel de cuatro frutas, ideal tanto para Navidad como para cualquier otra época del año.

No hay duda que el jengibre se puede convertir en un ingrediente indispensable en una amplia variedad de recetas de postres, especialmente en el caso de bizcochos, magdalenas y pasteles, ya que suele ser una opción ideal para proporcionar un sabor ligeramente picante, y un aroma único.
De hecho, es muy habitual que nos encontremos ante un ingrediente que comúnmente se utiliza en elaboraciones dulces propias de los meses de otoño e invierno, ya que abundan las recetas de postres con jengibre durante estas épocas del año.
Si deseas elaborar un postre diferente, no te pierdas esta deliciosa receta de pastel de cuatro frutas y jengibre. Aunque es cierto que se trata de una opción muy popular para Navidad, la realidad es que podemos disfrutarla todo el año. Toma nota.

Receta de pastel de cuatro frutas y jengibre

Foto: Istock

Receta de pastel de cuatro frutas y jengibreFoto: Istock

Ingredientes para la corteza de jengibre:
  • 300 g de harina
  • 2 cucharadas de azúcar morena
  • 1 cucharada de jengibre fresco rallado finamente
  • 2 cucharaditas de jengibre molido
  • 1 pizca de sal
  • 170 g de mantequilla sin sal, fría y cortada en cubos
  • 60 ml de agua helada
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas de leche
Ingredientes para el relleno:
  • 210 g de azúcar
  • 3 cucharadas de maicena
  • 280 g de fresas en rodajas congeladas
  • 250 g de frambuesas congeladas
  • 100 g de arándanos congelados
  • 2 manzanas
Elaboración del relleno:
En una cacerola combinamos el azúcar y la maicena. Luego, lavamos las manzanas, las pelamos y las cortamos en cubitos, y las añadimos a la cacerola, junto con el resto de la fruta. Cubrimos bien con la mezcla de azúcar. A fuego medio-alto, dejamos que hierva, removiendo constantemente.
Seguidamente, lo transferimos a un bol y dejamos que el relleno se enfríe, cubrimos y refrigeramos hasta que sea el momento de usarla.
Ahora vamos con nuestra deliciosa corteza de jengibre. En un bol grande, combinamos la harina, el azúcar moreno, el jengibre fresco y la sal. Añadimos la mantequilla y la trituramos junto con la harina con la ayuda de las yemas de los dedos.
Agregamos ahora poco a poco el agua helada y mezclamos lo suficiente como para conseguir que los ingredientes secos se humedezcan, dejando visibles los trozos de mantequilla. Retiramos la masa del bol y le damos la forma de dos discos, que tendremos que envolver con papel film transparente y reservar en la nevera durante 1 hora.
Precalentamos el horno a 200 ºC.
En un cuenco pequeño batimos el huevo con la leche. En una superficie de trabajo ligeramente enharinada, extendemos los dos discos de masa con 3 mm de grosor. Forramos un molde para pastel de 23 centímetros de diámetro con papel de horno. Colocamos una de las cortezas de jengibre en el interior del molde.
Extendemos el relleno de frutas sobre él. Colocamos la siguiente masa encima, y con la ayuda de un cortador de galletas en forma de estrella, hacemos algunos agujeros en esta segunda masa. Retiramos el exceso de masa y doblamos la segunda corteza justo con la primera, y procedemos a sellarla. Con la ayuda de un pincel, cepillamos con la mezcla de huevo.
Si lo deseas, con el resto de masa que ha sobrado puedes cortar otras estrellas y colocarlas sobre la tarta. Si lo haces, recuerda volver a untar con la mezcla de huevo. Espolvorea con azúcar por encima, introduce en el horno y hornea durante 40 minutos, o hasta que la corteza esté dorada.
Una vez haya pasado el tiempo, o la corteza haya adquirido la tonalidad ideal, deja que se enfríe sobre la bandeja de rejilla, fuera del horno. Se conservará perfectamente en la nevera durante 3 a 4 días.
tracking