Revista Mía

Cómo hacer gofres en casa

Este es el origen de este dulce de olor adictivo que también puedes preparar en casa si dispones de una gofrera. Te contamos cómo.

¿Puede ser el del gofre el olor dulce más adictivo del mundo? Es para muchos como la música del flautista de Hamelin para las ratas en el cuento: si lo hueles a cientos de metros de distancia no puedes hacer otra cosa que seguirlo hasta aquel lugar en el que se estén haciendo.
Habitualmente, los gofres se comen en la calle. Ya sea en puestos callejeros, como los churros, o en establecimientos especializados en café y dulces que lo acompañan de maravilla. Pero también se pueden hacer en casa si lo deseas, y no es tan difícil como pueda parecer a priori.
Para ello, eso sí, necesitarás una gofrera, un pequeño electrodoméstico eléctrico con el podrás dar forma a tus gofres caseros. Igual que tienes una crepera o una plancha, seguro que puedes hacer hueco a una gofrera: piensa, además, que muchos modelos son versátiles; sirven, por ejemplo, como sandwichera. Y ninguno es especialmente costoso.
Estas gofreras tienen un molde que imita al original, las dos placas de metal conectadas por anillas que se cree que tiene su origen en la Edad Media. El molde mantiene su esencia, aunque lógicamente son mucho más ligeras y modernas, entre otras cosas porque tenemos electricidad. Pero la idea es la misma: dos placas calientes que se cierran de manera que toda la masa se cueza de forma uniforme y tenga una forma final tan característica, como una especie de rejilla o de cajita con pequeños compartimentos hundidos. Estos son clave para que el relleno quede capturado por la masa.

Origen

La masa del gofre más famoso del mundo es la del gofre típico de la ciudad belga de Lieja, una receta que es la más replicada en los puestos callejeros de todo el mundo. Esta es mucho más dulce que el gofre de la zona de Bruselas, imitado también en algunas ciudades de Flandes (no dejes de probar si visitas Brujas los que elaboran en la cafetería y salón de té Salé et Sucré), que está aligerado en su masa por la presencia de la clara de huevo.
Ya sabes que casi siempre se asocian con rellenos dulces, desde luego en Bélgica así es. Pero el gofre es un sustitutivo ideal del pan (de vez en cuando) en platos salados. Así se utiliza, por ejemplo, en Estados Unidos. Algunos de los mejores cocineros se inspiran en esta tradición para llevar el gofre a sus recetas saladas. Es el caso del plato de ave que servía con waffle Diego Guerrero en Dstage, su restaurante madrileño con dos estrellas Michelín.

Cómo prepararlos

Dado que a nosotros nos gusta mucho más la versatilidad y el equilibrio de la masa de gofre rebajada con clara de huevo, esta es la versión que te recomendamos para preparar en casa. Lo vamos a hacer de la mano del repostero François Perret, que en su libro de cocina Instants Sucrés au Ritz Paris incluye su versión de los gofres.
  • 340 g de claras de huevo
  • 7,5 g de sal fina
  • 55 g de azúcar moreno
  • 190 g de mantequilla (la suya es de Etrez, pero puede ser cualquier otra)
  • 2,5 g de vainilla en polvo
  • 35 cl de leche entera
  • 310 g de harina panadera (tipo 550)
En el bol de la batidora, vierte las claras de huevo, la sal y el azúcar moreno. Batir la mezcla hasta que se monte y por otro lado hervir la mantequilla con la vainilla en polvo mezclada. Añade la leche fría y pásalo por un colador, chino o pasapurés.
En un bol aparte, tamiza la harina y vierte poco a poco la mezcla anterior mientras bates a velocidad controlada. Una espátula te ayudará a mezclar bien la masa, que una vez sea homogénea estará lista para introducir en la gofrera siguiendo las instrucciones del fabricante. El repostero recomienda calentarla a 200ºC.
Ten cuidado de que no se pegue al verter la masa en la gofrera y espera 10 segundos antes de cerrarla. Sigue las instrucciones para darle el tiempo justo y luego sirve al gusto.
También podéis probar con alternativas más saludables, que pueden llevar harina de espelta integral y bebida de avena, como es el caso de esta versión, o esta otra del equipo de Futurlife que lleva dátiles o plátano para endulzar la masa.
tracking