Revista Mía

Tarta de manzana ‘al estilo de mamá’: así se hace

Si alguna vez has querido imitar los postres de tu madre o tu abuela, esta receta es para ti. Es más fácil de lo que crees y te quedará de 10. ¿Te animas a elaborar esta tarta de manzana capaz de competir con la de tu madre?

No hay nada como los platos de las madres y las abuelas. Es una especie de ley no escrita, es una afirmación universal que en la mayoría de los casos se cumple y especialmente cuando hacemos referencia a los postres. Y uno de los postres que más presentes han podido estar en celebraciones o reuniones familiares es la tarta de manzana, un dulce que gusta tanto a mayores como a pequeños y que además es muy cute estéticamente. Y como está tan buena, podrás servirlo a prácticamente cualquier hora del día (desayuno, postre, merienda) y será difícil que alguien pueda resistirse a él.
La manzana es la gran protagonista de esta tarta ‘de toda la vida’. Esta fruta es una de las más extendidas a nivel mundial y lleva siglos cultivándose. El 85% de su composición es agua, los hidratos de carbono que contiene adoptan en su mayoría la forma de fructosa y su contenido en grasas y proteínas es muy bajo. Por el contrario, es rica en minerales y fibra, lo que favorece el tránsito intestinal. Otro de sus compuestos esenciales son los taninos, que tienen capacidad antinflamatoria, y la quercetina, con propiedades antioxidantes. Además, esta medio tarta, medio bizcocho es perfecta para aquellas que estén empezando en el mundillo de la repostería. Te enseñamos cómo hacerlo (y bordarlo).
5f1b32035cafe855eddb9fc1

mujer haciendo tarta

Ingredientes:
  • 200 gr de harina de repostería
  • 200 gr de mantequilla
  • 200 gr de azúcar
  • 4 huevos
  • 3 manzanas
  • 5 gr de levadura química
  • Mermelada de albaricoque al gusto
Elaboración:
  1. Precalentar el horno a 180º con calor arriba y abajo (pero sin aire, no es necesario).
  2. Con los huevos, separar las yemas de las claras y dejar las claras reservadas para después. Montar las yemas con el azúcar para blanquearlas y agregar la mantequilla sin dejar de mezclar para que todos los ingredientes se integren bien.
  3. Tamizar los ingredientes secos (la levadura y la harina) y añadir.
  4. Montar las claras que habíamos reservado a punto de nieve y añadimos un tercio a la masa mezclando para conseguir una consistencia más ligera. Luego agregamos el resto, echándolas con cuidado y realizando movimientos envolventes.
  5. En un molde redondo y habiéndolo engrasado bien previamente, vertemos la mitad de la masa y colocamos láminas de manzana sin piel (reservando la mitad).
  6. Añadir sobre la manzana el resto de la masa y sobre ella colocamos las láminas de manzana restantes a modo de adorno. Puedes espolvorear un poco de azúcar por encima si así lo deseas.
  7. Hornear durante unos 40 minutos, vigilando que se vaya quedando dorado pero sin llegar a quemarse. En los últimos minutos, puedes colocar papel de aluminio sobre el bizcocho para que no se quede demasiado tostado.
  8. Pasado este tiempo, sacar del horno y dejar que se enfríe durante 15 minutos. Entonces, pincelar con la mermelada (si es casera, mucho más rica) y… ¡Ya está ready para que puedas catarlo! Puedes servirlo como postre o desayuno porque es apta para cualquier momento. Incluso si la acompañas de una bola de helado estará buenísima.
tracking