Revista Mía

10 tartas frías perfectas como postres de verano

¿Te apetece algo fresquito para rematar tus comidas de verano? Aquí tienes 10 ideas de pasteles fríos deliciosos que querrás probar.

¿Qué te apetece tomar de postre en los días de más calor en verano? Más allá de la clásica fruta de temporada, como las rodajas de melón o de sandía; las clásicas bolas de helado para rebajar la comida, la macedonia de frutas (con piña, con mango, con fresas…) o algunas elaboraciones más concretas y atemporales (como el arroz con leche, las natillas, los sorbetes fríos…) es probable que muchas veces (sobre todo si eres golosa) te apetezca una ración dulce, de, por ejemplo, una tarta fría. Son perfectas para refrescarse el paladar, al fin y al cabo...
Un trocito de algún pastel helado o un triángulo de alguna tarta fresquita suele ser uno de los platos más comunes que una se puede encontrar como postre al ir a un restaurante o a una cafetería… ¡pero también puedes prepararlos en casa! Y es que si este verano te apetece darte un capricho puntual con el postre degustando alguna tarta fría, te alegrará saber que la gran mayoría de ellas son muy fáciles de preparar de forma casera.
Para hacerlas no necesitarás ser toda una experta en repostería: tan sólo necesitarás ingredientes comunes y fáciles de encontrar como los huevos, la harina, el chocolate, el limón, trozos de fruta, café o nata y por supuesto, tener ideas para combinarlos. Además, al hacer tartas y pasteles en casa controlarás mucho mejor las cantidades y evitarás usar un exceso de azúcar o de ingredientes industriales. ¿Necesitas algo de inspiración para tus elaboraciones? Aquí te proponemos 10 recetas deliciosas de tartas frías que puedes preparar de forma fácil en casa este verano y que te encantarán a ti como a tus comensales. Desde un clásico tiramisú con cacao y café hasta un original pastel helado de chocolate y mantequilla de cacahuete, aquí tienes una lista de ideas variadas para chuparte los dedos que refrescarán todos tus días de verano. Puedes tomarlas en el postre, pero también en el desayuno o a la hora de la merienda (pero siempre con moderación, recuerda). ¿Cuál de todas ellas te apetece probar primero? ¡Nosotras no nos decidimos!
tracking