Revista Mía

Magdalenas clásicas con crema de cacahuete

La mantequilla de cacahuete es un ingrediente muy popular en Estados Unidos, pero no tanto en España, y, en esta receta, cambia las magdalenas por completo y las renueva.

Crema de cacahuete casera

La mantequilla de cacahuete es uno de los alimentos con mayor crecimiento en su consumo. Cada vez más supermercados añaden a sus baldas marcas de crema de cacahuete, incluso marcas blancas. Estos botes suelen estar hechos con cacahuetes machacados, aceites hidrogenados y mucha sal. Por ello, no es un alimento muy ligero y debe comerse con moderación. Sin embargo, la buena noticia es que los comercios también están incluyendo versiones totalmente saludables, preparadas únicamente con cacahuetes tostados molidos y si acaso una pizca de sal para realzar el sabor. De todas formas, al estar compuestos por frutos secos, ricos en grasas saludables, pero grasas a fin de cuentas, no se debe abusar de ellos y su consumo debería ser acorde al gasto energético diario.
Otra opción es preparar mantequilla de cacahuete tú misma en casa. Eso sí, debes tener una batidora o robot de cocina potente. Si no dispones de un electrodoméstico de este calibre, podrías quemar el motor de tu batidora, tenlo en cuenta antes de ponerte manos a la obra. Esta crema es perfecta para el 'cheat day' o esos días con antojo de dulce.
En primer lugar, tienes que coger cacahuetes sin sal y echarlos a la batidora. A continuación, bate toda la mezcla hasta obtener la consistencia deseada. Lo ideal es obtener una crema sin grumos y homogénea. Lo ideal es batir durante unos pocos minuto e ir parando para no sobrecargar el motor de la batidora. Primero obtendrás polvo de cacahuete y más adelante estos se irán convirtiendo en una crema. Bate hasta que esta sea fluida. Haznos caso, merece la pena estar un poco más de tiempo batiendo. Posteriormente, viértela sobre un recipiente hermética para guardarla en armario a temperatura ambiente. Es mejor no guardarla en la nevera para evitar que se endurezca.
Los cacahuetes que utilicemos deben estar tostados sin sal. Estos deben estar enteros para que nosotros retiremos la cáscara y la piel. Por ello, la mejor opción es comprarlos en cualquier supermercado o tienda a granel.
Su sabor es espectacular y se suele comer untada en rebanadas de pan. También puedes añadirla a muchas de tus recetas como el helado, las galletas, los batidos o incluso, en los 'porridge' de avena. Normalmente se suele consumir sola, pero puedes añadir mermelada de fruta.
La mantequilla de maní puede ser consumida por los niños también, pero siempre eligiendo una versión saludable.
¿Te atreves a probarla?

Ficha 

  • Tiempo de preparación 15 min
  • Tiempo de cocción 30 min
  • Porciones 4
  • Tipo de receta Dieta vegetariana
  • Precio -

Ingredientes

  • 300 g de harina
  • 3 huevos
  • 50 g de crema de cacahuete
  • 150 g de azúcar
  • 140 ml de leche
  • 160 ml de aceite de girasol
  • 16 g de levadura química
  • 200 g de pepitas de chocolate
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla (opcional)
  • 1 pizca de sal
  • moldes de papel para magdalenas

Preparación

Batir los huevos y añadir la leche, la crema de cacahuete y el aceite de girasol

Cuando esté bien mezclado, poner el azúcar y una pizca de sal

Mezclar bien y agregar la harina tamizada y la levadura

Mezclar con suavidad, hasta obtener una masa homogénea

Por último, añadir 150 g de pepitas de chocolate y mezclar

Rellenar los moldes a 3/4 de su capacidad

Poner el resto de las pepitas de chocolate por encima de la masa

Luego, precalentar el horno a 180 °C y dejar que se cuezan durante 20 minutos

tracking