Revista Mía
5e79c84e5cafe8c72f4fe104

Las cremas de tomate más famosas

Las cremas son una muy buena alternativa tanto para épocas de calor como para las de frío. Seguro que has probado cremas de distintos ingredientes pero hoy vamos a hablar de todas las cremas que puedes elaborar con el tomate como producto estrella. ¡Toma nota!

Hacer salmorejo es una excelente alternativa a la hora de preparar una crema de tomate. Sin embargo, aunque es de las más populares, no es la única crema con este ingrediente que existe. A continuación, vamos a hablarte de distintos tipos de cremas con tomate. Pueden ser tanto frías como calientes, y resultan muy saludables.

Cremas con tomate (también el gazpacho)

A pesar de que el  gazpacho es más conocido como sopa fría, también podría entrar en la categoría de las cremas, pues hay una variante conocida como “Gazpacho de invierno” que es más consistente. Te hablaremos sobre ella más adelante, así verás que el mejor gazpacho no es solamente el que es más conocido.
Esta crema de tomate, que es especialmente consumida en épocas de calor, es quizás de las más conocidas. Se prepara con aceite de oliva virgen, tomates rojos, pan, ajo y un poco de sal. Se suele acompañar de huevo duro picado y picatostes de pan.
Una deliciosa variante fría de crema de tomate. Perfecta si eres vegetariano. Se hace con tomate, apio, zanahoria, jengibre, vinagre, aceite de oliva, sal, pimienta y una pizquita de azúcar.
Esta variante del gazpacho, mucho más adecuada para el invierno, tiene un ingrediente que otros gazpachos más propicios para épocas estivales como el andaluz no tienen: la patata. Este tubérculo hace que, al mezclarse con las hortalizas, se convierta en crema. Por supuesto, se sirve caliente.
Una de las “pegas” que tal vez se le podría poner a una crema de tomate sola es que puede que no te llene del todo si pretendes tomarla como plato único. Para eso hay alternativas como la crema de tomate con judías blancas, que, sin perder su lado saludable, es mucho más contundente.
Se hace con cebollas, ajos, zanahorias, tomates, tomillo seco, caldo (o agua si se prefiere) y judías blancas, ese ingrediente que marca la gran diferencia. Para darle un toque extra de sabor, se le suele añadir vinagre balsámico.

¿Cómo hacer una crema de tomate?

Ahora que ya has visto algunas de las mejores variantes de crema de tomate, vamos a ver cómo puedes hacer una por ti mismo. Además, es muy sencilla de elaborar. En aproximadamente 15 minutos tendrás una sopa para 6 comensales.
  • 1 kilo de tomates tipo pera.
  • 1 cebolla.
  • 2 cucharadas de tomate concentrado.
  • 1 ajo.
  • 2 cucharadas de nata.
  • 1 cucharada de mantequilla.
  • Azúcar. 
  • Sal.
  • Albahaca fresca.
  • Romero.
  1. Pon a pochar la cebolla y el ajo en mantequilla (en vez de en aceite). Córtalo como te parezca, ya que al final habrá que triturarlo todo.
  2. Cuando esté pochado, agrega los tomates y el tomate concentrado. Añade una hoja de albahaca y el romero (al gusto).
  3. Deja que todo poche durante 3 minutos. Pásalo por la batidora, y a continuación por un chino para quitar las impurezas.
  4. Echa la sal y el azúcar, poco a poco, probando para ver si está a tu gusto.
  5. Cuando esté como te gusta, agrega la nata, y listo, ¡a emplatar!
Esperamos haberte ayudado a conocer mejor algunas variedades de crema de tomate y que, aunque este está buenísimo, hay algo más allá de hacer salmorejo con esta versátil hortaliza.
tracking