Revista Mía

4 ensaladas de patata rápidas y fresquitas

Las ensaladas con base de legumbre han ido comiendo terreno a las de patata últimamente, pero ambas pueden y deben convivir en nuestro menú veraniego.

Hubo un tiempo donde las ensaladas de patata eran las estrellas del verano como alternativa a las de base de hoja verde. Mucha culpa era (y es) de la ensaladilla rusa, pero no todo el “mérito” era de ella. Sin embargo, por cuestiones nutricionales sobre todo, las ensaladas de legumbre han ido ganando posiciones en los últimos años sobre las de base de patata.
En zonas de España como Cataluña ya estaban muy arraigadas este tipo de platos fríos pero ahora ya son una alternativa extendida por más sitios. El boom de la cocina healthy en Instagram ha ayudado a difundirlas.
Lo cierto es que, como decíamos, más allá de sabores, que hay para todos los gustos, las bases de legumbre son más ricas nutricionalmente hablando que las de patata, pero con combinaciones adecuadas se pueden lograr ensaladas de patata muy interesantes. No ya en lo que se refiere al sabor, que con buenos acompañantes y un mejor aliño es fácil conseguir, sino platos que sean saludables. Y es que, recuerda, la patata no es una verdura, por lo que no tiene, ni por asomo, la riqueza nutricional de estas.

A continuación, compartimos contigo cuatro ejemplos que se preparan en un visto y no visto. Incorporamos algún ejemplo concreto tomado de otras culturas culinarias muy cercanas a la nuestra, reivindicamos un clásico de nuestra cocina de verano y añadimos también dos combinaciones que puedes manejar a tu antojo: patata más salmón y patata más marisco. ¡Qué aproveche!

Ensalada pantesca

Esta ensalada de patata debe su nombre a la isla de Pantelaria, entre Sicilia y Túnez. Es típica de la cocina de esta zona y se hace con 4 patatas medianas, tomate de ensalada, alcaparras, aceitunas negras (o verdes),cebolla morada, albahaca fresca, orégano y aceite de oliva. Solo tienes que mezclar y aliñar para disfrutar de esta ensalada mediterránea distinta.
La combinación patata y mayonesa sirve para preparar muchísimas más ensaladas que la clásica rusa. Esta es un muy buen ejemplo: lleva hinojo y gambas como ingredientes nutritivos y que aportan sabor a la patata, además de una mayonesa cremosa. Muy importante la temperatura de la ensalada. Debe enfriar en la nevera.

Esta es una combinación que probamos hace mucho tiempo basada en una de las ensaladas alemanas que se hacen con base de patata y lo cierto es que funcionan de maravilla. La manzana, por ejemplo, también lo hace con esos dos ingredientes de base y también el aguacate, como en este ejemplo que se completa con queso feta y salsa de yogur.

Ha vivido “a la sombra” de la ensaladilla rusa toda la vida pero ha sobrevivido a la fama de su compañera de veranos. Entre otras cosas, porque es muy fácil de hacer: solo tienes que combinar huevo duro, pimiento al gusto, atún o bonito, cebolla o cebolleta y aceitunas, además de la patata, y aliñar al gusto para tener un plato de diez al alcance de cualquiera. Perfecta para una jornada a la que da nombre.

tracking