Revista Mía

Recetas con lemongrass que te sorprenderán seguro

Limoncillo, citronela, hierba limón... El lemongrass es una hierba muy utilizada en la cocina tailandesa y vietnamita y cada vez más habitual entre los fogones occidentales. Te descubrimos cinco recetas que podrás hacer con ella.

Si eres una apasionada de la gastronomía thai, resulta probable que estés familiarizada con el lemongrass (aunque este es uno de sus muchos nombres, en realidad). Se trata de una especie herbácea rústica y perenne, originaria de la India, muy aromática, que destila cierto aroma a limón y tiene un sabor agridulce ligero. En resumen: si las notas cítricas vuelven locas a tus papilas gustativas, el lemongrass puede convertirse en uno de tus aliados favoritos.
En la cocina oriental solemos encontrarlo combinado con jengibre, ajo, chile, cilantro y también en platos con pescados, mariscos, pollo y un largo etcétera. El resultado suelen ser platos frescos repletos de sabores sutiles, algo no tan típico en nuestras recetas de día a día. Las posibilidades son además, muy amplias. Con el también llamado limoncillo puedes improvisar platos de cuchara como sopas y guisos, salsas y marinadas, ensaladas o e incluso en infusiones.
Fuera de los fogones quizá lo conocías porque es un estupendo repelente de insectos, pero además se caracteriza por sus propiedades antimicrobianas y antibacterianas, así como por su contenidos en pectinas y su capacidad para aligerar la digestión. A continuación te mostramos cinco recetas en las que esta hierba aromática queda de 10.

Gambas a la parrilla

Las gambitas son siempre una opción deliciosa para entrantes o pinchos, y estas gambas marinadas con lemongrass le darán a tu vermut un toque diferente (e irresistible).

Sopa de fideos

Por si te invade en algún momento el deseo de recrear alguna receta vietnamesa o tailandesa. El lemongrass quedará ideal como condimento en cualquier sopa, bien incluya carnes o pescados y frutos del mar.

Champiñones salteados

Con chile y lemongrass. Fáciles de hacer, rápidos y además son el complemento ideal tanto para acompañar otros platos como para consumir solos.

Satay de pollo

O lo que para nosotras serían unas brochetas. Estas son de ternera, aunque puedes elaborarlas con la carne y verduras de tu preferencia.

Infusión de albahaca y lemongrass

Y en versión ice tea, seguro que te enamorará. Se trata de una infusión que va perfecta si tus digestiones son pesadas o después de grandes comilonas.

tracking