Revista Mía

3 formas de hacer crema de calabaza

Es una pena que sigas haciendo una y otra vez la misma versión de este plato otoñal cuando existen numerosas alternativas para prepararlo. 

Calabaza por aquí, calabaza por allá. Y el supermercado llena de ellas, porque no solo de Halloween vive este vegetal maravilloso, que está exquisito y que destaca especialmente por su versatilidad.
Como te dijimos hace unos días cuando te contamos las tres recetas favoritas con calabaza de la influencer Paula Ordovás, puedes usarla para asar, como acompañamiento o base de ensaladas, en guisos de carne, en patés tipo hummus, en infinidad de dulces y, cómo no, en cremas de otoño donde sea la protagonista.
Para que no te aburras comiendo siempre la misma versión de la crema de calabaza hemos pensado en compartir contigo versiones alternativas de este plato popular, especialmente a estas alturas del año, donde la calabaza está de plena temporada —aunque ya la tienes todo el año en el lineal de los supermercados—.
No siempre tienes que mezclarla con patata; puedes hacerlo con frutas como la manzana o la pera, y las especias asiáticas como el curry la van de maravilla. Mira, toma nota de estas tres versiones de la crema de calabaza y anímate a prepararlas en casa. 

Crema de calabaza asada con espárragos crujientes

Así es la versión de @soyunaboladequeso, que solo utiliza cuatro ingredientes para una crema de calabaza minimalista cuyo resultado te sorprenderá especialmente si le añades el ‘topping’. Necesitas 500 gramos de calabaza cortada y asada, 4 zanahorias, 1 cebolla y una pizca de aceite de oliva virgen extra. Y sal, claro.
Hornea la calabaza junto al resto de verduras —cebolla y zanahorias— y las especies que te gusten, además de bañarlas con sal y aove. A 140 grados, una hora aproximadamente, quedarán muy bien. Que estén doradas. Mezcla todo en un robot de cocina o procesador de alimentos añadiendo todo el jugo que hayan soltado y deja una crema homogénea y sin grumos. Sírvela con unos espárragos trigueros salteados, bien crujientes y dorados, fritos secos y sésamo. 

Crema de calabaza, zanahoria, coco y curry

Ya sabes, si nos lees habitualmente, que @foodtropia, Paola Freire Gómez-Chao, es una de nuestras divulgadoras de cocina casera favorita en el universo de las redes sociales. Sus platos son delicados, originales (sin pasarse) y muy ricos. Es el caso de esta crema de calabaza con leche de coco y pasta de curry rojo, que da un punto picante. Podéis sustituirla por curry en polvo y una pizca de Tabasco.
Tenéis que usar para dos o tres raciones, 300 gramos de calabaza, 3 zanahorias, 1/2 cebolla, 400 ml de leche de coco, 1 cucharadita de pasta de curry, agua hasta cubrir las verduras y sal y pimienta. Para servir por encima, recomienda ralladura de naranja y pipas de calabaza.
El paso a paso es sencillo: pochas la cebolla, añades la calabaza y las zanahorias y, cuando estén blanditas, haces lo propio con la leche de coco. Por último añades la pasta de curry y dejas que la mezcla se cueza antes de triturar la crema. Si la leche de coco no es suficiente para cubrir las verduras, añadid agua hasta taparlas. 

Crema de calabaza y pera

Una tercera opción muy original para la crema de calabaza es combinarla con una fruta. Nos gusta mucho con manzana, pero también puedes hacerlo con pera, como Vanessa Venturas, de @cocinandomelavida, y de @hoycomemossano.
La lista de ingrediente es la siguiente: 1 calabaza mediana, 2 puerros grandes, 2 peras conferencia, sal, curry en polvo, agua, bebida vegetal de avena, aove y queso de cabra tipo rulo.
En una olla, pocha los puerros bien picaditos. Cuando empiecen a dorarse , añade la calabaza en dados y rehoga bien. Añade la pera, ya pelada, y el curry. Cuando se dore bien la calabaza, cubre la mezcla con agua y deja que cocine 10 minutos a fuego medio. A continuación, apaga el fuego, añade queso de cabra al gusto y deja que temple. Una vez templado, vierte en en el robot de cocina o batidora la verdura, dejando parte del caldo sin añadir, pero añadiendo, eso sí, el vaso de bebida vegetal. Corrige el punto de sal y ve añadiendo caldo a medida que necesites para dejar la textura correcta.
tracking