Revista Mía

10 errores frecuentes que cometemos al preparar pizza casera

Es un plato fácil de preparar y que gusta a toda la familia, pero es fácil caer en estos típicos errores al cocinarla. Descubre cuáles son y evítalos.

La historia de la pizza es tan antigua como la historia de la humanidad, se dice que la antigua Grecia ya se servía el una especie de pan decorado con hierbas, especias, ajo y cebolla y que los soldados persas tomaban pan plano con queso fundido por encima. O que otras tropas, en este caso las romanas, comían unos panes parecidos a las focaccias, de origen etrusco.
Aunque la pizza, tal y como la conocemos hoy en día, nació en el SXVII en Nápoles. La popular pizza marinara (según los más puristas solamente puede elaborarse en un horno de leña, a 485 grados durante no más de 90 segundos), condimentada con tomate, ajo, orégano y aceite de oliva, un gran clásico napolitano, se habría creado también en la primera mitad del siglo XVIII.
Aunque otros muchos apuntan que sería Nueva York la ciudad que alumbró la pizza tal y como la conocemos hoy en día. Aunque al principio era un plato reservado para los inmigrantes italianos, después de la II Guerra Mundial, su fama no paró de crecer hasta convertirse en el plato que conocemos hoy.
Una de las claves para que este plato lograra extenderse tanto fue la facilidad para prepararlo. Y así ha seguido hasta nuestros días, la pizza es uno de los platos más cocinados en todo el mundo. Pero solemos cometer errores que arruinan el resultado final. La clave para conseguir una buena pizza es la masa. Nada de masas gruesas, aunque en Chicago ha hagan así, la pizza perfecta tiene la masa fina. Es importante elegir harina panadera para hacer la masa. En cuanto a la levadura, se debe usar levadura fresca de panadería o levadura seca. Uno de los errores más típicos es usar levadura química.
Aunque la receta es aparentemente sencilla, hay unos pasos a seguir, lo primero a tener en cuenta es que los ingredientes de la masa son la harina, levadura, agua, aceite (opcional) y sal. En ese orden, no otro. Además, cuanta más agua pongamos, más ligera será la masa y será más difícil amasarla. Lo ideal es un 1 kilo de harina/550 gramos de agua.
Otro de los errores más comunes que cometemos cuando hacemos pizza en casa, es usar tomate de lata, cuando lo óptimo sería hacer nuestra propia salsa de tomate casera, o en su defecto una calidad no usar cualquier salsa de tomate.
El número de ingredientes y la temperatura del horno también son factores a tener en cuenta si no quieres cargarte esta receta. Te contamos qué otros 10 errores estás cometiendo cuando haces pizza en casa.
tracking