Revista Mía

Guisos calentitos ahora que viene el frío

Con el cambio de horario y la llegada de noviembre, el cuerpo cambia el chip y nos empieza a pedir a voces platos de cuchara como estos.

Aunque estamos llegando al ecuador del otoño, no es hasta la llegada de las primeras lluvias, a menudo casi en noviembre, y el cambio de horario, cuando nuestro cuerpo y nuestra mente entran en modo invierno.
Es este momento cuando, salvo aquellas personas que disfrutan con un cocido a 35 grados -tiene que haber gente para todo…-, nos apetece también cambiar la estructura del menú semanal. Donde en los últimos seis primaban las ensaladas, las cremas frías y los platos ligeros ahora toman el relevo elaboraciones más pausadas y copiosas, bien calientes, para poner al cuerpo a tono, que falta hace cuando el día está desagradable.
Lo que pasa con los guisos, el plato que mejor cumple con lo que pide un día de otoño o de invierno, es que a veces nos cuesta tener en mente distintas alternativas para ir variando cada semana y enriquecer así nuestro menú casero.
No se trata de dejar de preparar clásicos como las lentejas con chorizo o las patatas con carne, por citar dos ejemplos conocidos por todos, sino de tener más recursos para ir combinando opciones y así no quemar las tradicionales. Porque estarás de acuerdo que un cocido se coge con ganas cuando llevas al menos unas semanas sin catarlo, pero si te toca comerlo durante toda la semana como le pasaba a nuestros abuelos en el campo, el cocido ya no sabe igual de rico por muy bueno que esté.
A continuación de esta introducción vamos a compartir contigo diez propuestas de guisos fantásticos ahora que viene el frío. Hay clásicos, por supuesto, porque reivindicar nuestro envidiable recetario popular pasa, sí o si, por tener muy presente a los platos de cuchara de toda la vida. Junto a estos hemos incluido otras ideas que son conceptos diferentes a los que tenemos etiquetados como guisos tradicionales y otros lo son a nivel regional pero todavía son desconocidos en otros puntos del país así que es probable que no los conozcan. También, como es costumbre, miramos de reojo a otras culturas gastronómicas.
Ojalá te sirvan de pista para descubrir nuevos platos de invierno que te gusten tanto que acaben siendo clásicos de tu casa.
tracking