Revista Mía

Wellington vegetariano: receta única y original

Si buscas opciones apetitosas para Navidad, para la cena o la comida navideña, y eres vegetariana, no te pierdas este Wellington vegetariano, una receta tan única como original, que nada tiene que envidiar a la opción tradicional.

Es habitual que el solomillo Wellington se prepare típicamente para disfrutar en fiestas u ocasiones especiales. Proviene originalmente de Inglaterra, donde de hecho es una opción muy común.
Si tuviéramos que definirlo, podemos decir que, básicamente, se trata de un delicioso filete de ternera rebozado con hojaldre. Un plato, es cierto, intimidante en un principio, pero muy fácil de elaborar. Y, además, tan delicioso que posiblemente desees repetir.
Tanto si alguna vez lo has probado, como si no, es cierto que el solomillo de ternera le da el toque y la textura ideal a esta elaboración. Pero supone un problema para quienes siguen un estilo de vida vegetariano o vegano. ¿Qué podemos hacer para sustituirlo y elaborar un Wellington vegetariano? No te pierdas la siguiente receta.

Cómo hacer Wellington vegetariano

Foto: Istock

Cómo hacer Wellington vegetarianoFoto: Istock

Ingredientes:
  • 8 remolachas cocidas
  • 500 g de calabaza
  • 500 g de champiñones picados
  • 150 g de castañas cocidas y picadas
  • 200 g de pan rallado
  • 2 chalotas
  • 500 g de hojaldre en bloque
  • 3 dientes de ajo
  • Harina (para espolvorear)
  • 1 huevo
  • 150 ml de nata para cocinar
  • 1 cucharada de semillas de sésamo
  • Un manojo pequeño de salvia finamente picadas
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
Elaboración:
Precalentamos el horno a 200 ºC. Pelamos la calabaza, la partimos por la mitad, retiramos las semillas y la cortamos en dados de 1 centímetro. Mezclamos la calabaza con 1 cucharada de aceite de oliva, la mitad de las hojas de salvia finamente picadas y un poco de condimento. Lo vertemos en una bandeja para hornear, introducimos en el horno y asamos durante 25 minutos, hasta que estén tiernas.
Mientras tanto, procedemos a calentar 1 cucharada de aceite de oliva en una sartén grande. Picamos finamente las chalotas y las freímos durante 8-10 minutos, hasta que estén tiernas. Añadimos los champiñones después de haberlos picado y los sofreímos durante 15 minutos, hasta que se hayan ablandado y el líquido evaporado.
Añadimos los dientes de ajo machacados y la salvia restante, freímos durante un minuto más, y luego añadimos la nata para cocinar. Removemos bien hasta que se cubran todos los champiñones y no quede líquido. Incorporamos el pan rallado, las castañas cocidas y picadas y la calabaza asada después de haberla sacado del horno. Condimentamos todo, añadiendo un poco de ralladura de nuez moscada. Y dejamos enfriar.
Extendemos la masa sobre una superficie de trabajo previamente enharinada, hasta formar un rectángulo de 35 x 45 centímetros. Transferimos a una bandeja para hornear forrada previamente con papel de horno con unos trozos largos de masa colocados hacia nosotros. Colocamos la mezcla de champiñones y calabaza a lo largo de la masa, dejando un borde de unos 7 centímetros en la parte superior y en torno a 1 centímetro en ambos lados. Batimos el huevo y cepillamos toda la masa expuesta.
Colocamos las remolachas cocidas en una línea en medio de nuestro relleno. Es imprescindible que se toquen entre sí, como si estuvieran juntas. Doblamos ahora el trozo largo cubierto de relleno de la masa, sobre las remolachas, utilizando el papel de horno como ayuda. Enrollamos y recortamos la masa con la ayuda de un cuchillo cuando se superponga 1 centímetro.
Colocamos ahora nuestro Wellington vegetariano con el lado del sello hacia abajo, y pellizcamos los extremos para sellar nuestra masa de hojaldre. Volvemos a cepillar con el huevo batido, y con la ayuda de un tenedor, o un cuchillo sin filo, marcamos la masa con patrones bonitos. Dejamos enfriar durante al menos 30 minutos.
Con el horno caliente a 200 ºC, volvemos a untar nuestro Wellington con más huevo batido, espolvoreamos con las semillas de sésamo y horneamos entre 45 a 50 minutos, hasta que la masa de hojaldre se haya dorado. Finalmente, dejamos reposar durante 10 minutos.
Para terminar, servimos en una fuente grande y cortamos rodajas gruesas con la ayuda de un cuchillo afilado.
tracking