Revista Mía

Pastel de carne navideño: cómo hacerlo en casa

No hay duda: el pastel de carne es capaz de reinventarse con las estaciones y las ocasiones más especiales sin pasar de moda. Y, durante la Navidad, el pastel de carne navideño sabe a especias aromáticas y azúcar glas.

Repleta de recursos, el pastel de carne puede ser alternativamente rústica o elegante, en función de la ocasión que se presente. Seduce a muchos cocineros/as por su facilidad de preparación, y por su tamaño, dando de comer a una mesa entera.
Por otro lado, su guarnición se puede elaborar con una amplia variedad de ingredientes, de manera que puede tomar muchos sabores. En definitiva, se convierte en una grandísima idea para aprovechar las sobras de carne, y evitar desperdicios.

¿Qué carne escoger para un pastel?

En realidad, todas las carnes son aptas para elaborar un pastel de carne. De hecho, además del tradicional cerdo o la ternera, también es posible elaborar una guarnición con pato, cuya ternura, casi sin dudarlo, proporcionará una nota refinada a nuestro plato.
En el caso del pastel de carne navideño, debemos tener en cuenta que existen dos opciones: el pastel de carne grande, que se sirve cortado en rebanadas, o los típicos pastelitos de carne, que se sirven en el interior de una maravillosa corteza, y son espolvoreados con azúcar glas por encima con la finalidad de proporcionar a la preparación un dulzor único, que combina bien con el sabor especiado de la carne.

Receta de pastel de carne navideño

Foto: Istock

Receta de pastel de carne navideñoFoto: Istock

Ingredientes:
  • 500 g de carne picada
  • 1 huevo
  • 85 g de pan rallado fresco
  • 1 cebolla picada finamente
  • 1 diente de ajo machacado
  • 2 cucharadas de puré de tomate
  • Perejil fresco
Ingredientes para la salsa de tomate:
  • 500 ml de puré de tomate con albahaca
  • 1 diente de ajo picado finamente
  • 1 rama de apio picada finamente
  • 1 cebolla picada finamente
  • 1 zanahoria picada finamente
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
Elaboración:
Colocamos una sartén en el fuego y calentamos el aceite de oliva. Añadimos la cebolla finamente picada y cocinamos entre 4 a 5 minutos a fuego lento. Luego añadimos el ajo machacado y dejamos enfriar por completo.
A la hora de elaborar nuestra salsa de tomate para el pastel, debemos calentar el aceite de oliva en una cacerola y sofreír la cebolla, el apio y la zanahoria entre 3 a 4 minutos. Luego, añadimos el ajo y cocinamos durante uno a dos minutos. Añadimos el puré de tomate y cocinamos a fuego lento durante 5 minutos. Sazonamos y mezclamos bien.
Precalentamos el horno a 180 ºC. Mezclamos la cebolla ya enfriada con el puré de tomate, la carne picada, el huevo y el pan rallado, y procedemos a sazonar al gusto. Forramos un molde para bizcocho alargado con papel de horno o pergamino, y embalamos la mezcla de pastel de carne.
Introducimos en el horno y cocinamos durante 20 a 25 minutos, o hasta que al introducir una brocheta o palo de madera en el centro la sintamos caliente al sacarla y tocarla. Si es así, dejamos reposar durante 10 minutos antes de sacar nuestro pastel de carne del molde.
¡Listo! Servimos rebanadas de pastel de carne con un poco de salsa de tomate. Si lo deseas, puedes proceder a envolver el pastel de carne restante y utilizarlo como relleno de sándwich para una lonchera.
También, si lo deseas, puedes proceder a congelarlo hasta por un mes, por lo que puedes prepararlo para la comida o la cena de Navidad muchos días antes, sin temor a que se estropee. De hecho, se conservará perfectamente y mantendrá todo su sabor.
tracking