Revista Mía

Prepara los mejores huevos rotos: trucos y recetas originales

Los huevos rotos son un plato que seguramente te salvará en más de una ocasión y se trata de una receta económica y fácil de preparar. Eso sí, existen algunos trucos que harán que te queden de revista. Te enseñamos algunos de ellos.

El combo compuesto por huevos y patatas es infalible y es que, ¿acaso conoces a alguien a quien no le gusten? Los huevos rotos son un plato sencillo y asequible pero que entraña cierta técnica, no te creas. Por eso y para que te queden dignos de Casa Lucio (uno de los restaurantes de referencia en Madrid y España respecto a huevos rotos), te damos algunos consejos que te van a encantar.

Trucos para que queden de 10

Aunque su apariencia es fácil y no necesitan de muchos ingredientes para resultar un plato espectacular, a la hora de hacer huevos rotos no todo vale y es importante que tengas claros una serie de puntos importantes. Te chivamos nuestros secretillos para que te queden de ensueño.
  • Elige bien la patata: si te fijas en un buen plato de huevos rotos, verás (y saborearás) patatas de textura blandita. Esto se debe en parte a que esta receta no se prepara con patatas nuevas, ya que estas contienen mucho agua y tienden a quedar doradas y muy crujientes. Unas buenas patatas gallegas no te fallarán y evita variedades algo menos habituales tales como la patata roja. 
  • Corta de manera irregular: que se note que los huevos están hechos en casa. Lava y pela bien las patatas, y después corta en trozos no demasiado perfectos. Procura que su tamaño sea medio y que no sean muy finos, pues entonces correrías el riesgo de que las patatas te quedaran demasiado hechas. Una vez cortadas, puedes dejar que reposen en agua durante un par de horas para eliminar el almidón
  • Respecto al aceite existe cierto debate al respecto. Hay quienes utilizan aceite de oliva virgen extra para obtener un sabor extraintenso, pero por lo general se recomienda utilizar un aceite de oliva suave. Es preferible que utilices este tipo de aceite al de girasol. Sé generosa con este ingrediente, ya que las patatas deben quedar bien cubiertas para que se hagan correctamente. 
  • Tendrás que poner atención a la hora de seleccionar tu sartén: mejor elige una que sea un poco alta para poder agregar suficiente aceite y que las patatas queden de 10. 
  • Ojo a la temperatura de cocinado... Lo mejor es hacerlo a temperaturas no muy altas, por lo menos al principio. Las patatas no deben quedar fritas, puesto que la principal característica de los huevos rotos es que las patatas queden blanditas, como si estuvieran pochadas. Tendrás que tener paciencia al hacerlas, puesto que no se trata de unas patatas 'al uso'. Antes de sacarlas escúrrelas bien para eliminar el exceso de aceite. 
  • El huevo, que no esté muy hecho. Otra de las claves para que los huevos rotos te queden de película es que la yema del huevo no quede muy cocida. 
  • Sirve al momento. Unos huevos rotos fríos pierden toda la magia, así que procura consumir en el momento de comer para que puedas romper los huevos y la yema se mezcla bien con el resto de ingredientes. 

Qué otros ingredientes puedes utilizar

Aunque lo tradicional (y no por ello menos delicioso) es acompañar tus huevos de otros ingredientes extra como el jamón, el chorizo o la chistorra, te recomendamos que mires más allá del embutido y te lances a la piscina. Prueba a añadir foie, setas, pimientos de Padrón, gulas... ¡Incluso puedes añadir unas gambitas o salmón ahumado! No le temas a ser creativa en la cocina, pero si eres más clásica siempre puedes elegir degustarlos por sí solos. Elige un buen pan con el que untar... ¡Y listo!

tracking