Revista Mía

Arroz Venere con alcachofas y cigalas

Una receta de arroz diferente pero única, donde las alcachofas y las cigalas son, casi sin dudarlo, los ingredientes estrella (además, claro está, del arroz en sí).

El arroz Venere es también llamado el arroz del emperador, ya que, en tiempos ya muy pasados, en China, era el único que podía disfrutar de este particular arroz, dada su escasez y prestigio, y quien osaba hacer caso omiso, lo pagaba con la muerte, menos mal que era otra época.
Hoy en día se adquiere en tiendas especializadas, con un coste asumible.
A un arroz de estas características, no podíamos acompañarlo de cualquier manera y es por eso, que he elegido las cigalas, y claro, también las alcachofas. ¡Esto suena a fiesta!

Acabado:

Picar el cebollino finamente.
Tostar las colas de cigala por 2 lados en una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra.
Probar y rectificar de sazón el arroz, si hiciese falta.

Emplatado:

Servir en platos lisos el arroz venere junto con las alcachofas. Colocar encima las cigalitas. Poner unas escamas de sal, encima de estas. Disponer alrededor unas cucharaditas de nata acida y espolvorear el cebollino por encima.
Terminar con un hilillo de aceite de oliva virgen extra.
¡A disfrutar!

Ficha 

  • Tiempo de preparación 30 min
  • Tiempo de cocción 1 hora
  • Porciones 4
  • Tipo de receta (n/a)
  • Precio -

Ingredientes

  • 400 grs de arroz Venere
  • 8 cigalitas
  • 4 alcachofas
  • Nata ácida
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Cebollino
  • Sal gruesa

Preparación

Quitar la cabeza a las cigalas y reservar

Pelar las cigalas, desechando las pieles

Reservar

Tostar las cabezas en un cazo, al fuego, con un poco de aceite de oliva virgen extra y cuando estén bien tostadas agregar 2 litros de agua y si disponemos, también el verde de un puerro

Tapar y dejar cocinar una media hora, al fuego, suave pero constante

Pasado el tiempo, agregar una rama de perejil fresco, dejar 15 minutos más, tapado, pero fuera del fuego y después, colar el caldo resultante, apretando bien para obtener todo el jugo de las cabezas

Poner el caldo resultante a punto de sal, tirando a soso, ya que después, durante la cocción del arroz, reducirá bastante, dada las particularidades de este arroz, que casi necesita unos 45 minutos al fuego para su deleite

Pelar las alcachofas con ayuda de una puntilla y reservar en agua helada y la rama de perejil (esto detendrá la oxidación de la alcachofa hasta su cocción)

Cortar en octavos y verter en una cazuela donde vayamos a cocinar el arroz

Rehogar con ayuda de una cuchara de madera y un poco de aceite de oliva virgen extra

Poner una pizca de sal y verter el caldo de cabezas de cigala

Ir agregando caldo caliente, lo más cerca del hervor posible, para no estropear el grano en la cocción y cocinar hasta que este blando y ligeramente caldoso

tracking