Revista Mía

Confit, puré de boniatos, cebolla roja y shiitakes

Si te gusta el confit de pato, no te puedes perder esta deliciosa propuesta de Enaitz Landaburu.

Confit, viene de Confitar, es decir, cocinar en grasa a fuego suave durante un tiempo X, normalmente prolongado. De aquí nos viene la manera de llamar a los muslos de pato, aunque en realidad se refiere, a los que vienen cocinados, el lata o tarro*. Es una palabra que ha pasado de designar una técnica a adquirir un nombre propio: El de los muslos de pato.
En esta ocasión, en vez de elegir frutos rojos endulzados, que quizás sea muy típico, he optado por una guarnición más basta, pero que juega con diferentes matices y texturas.

Emplatado:

Colocar una cucharada hermosa de puré de boniato en un costado de un plato hondo. Encima colocar las cebollas en pluma, encima los shiitakes y terminar disponiendo un poco de cebollino picado.
Al lado colocar la pieza de pato con la piel tostada hacia arriba. Condimentar la piel con un poco de sal de romero.
¡A disfrutar!
* Si queremos hacer nuestros propios Confits, necesitaremos grasa de pato. Cubriremos los muslos de pato frescos, en grasa de pato , y en una cazuela, los confitaremos a fuego y hervor muy suave durante aproximadamente 1 hora, hasta que estén tiernos y se deshuesen fácilmente.

Ficha 

  • Tiempo de preparación 15 min
  • Tiempo de cocción 30 min
  • Porciones 4
  • Tipo de receta (n/a)
  • Precio -

Ingredientes

  • 2 piezas de confit de pato confitado
  • 400 grs de boniatos
  • 200 grs de cebolla morada
  • 100 grs de shiitakes
  • Sal de romero
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Cebollino

Preparación

Cocer los boniatos con piel como si de unas patatas se trataran

Una vez cocidos, pelar y condimentar con la grasa del pato, sal de romero y un poco de aceite de oliva virgen extra

Cortar las cebollas moradas en forma de pluma

Brasear en una sartén con una pizca de aceite de oliva virgen y sal

Atemperar los Confits de pato (sin sacarlos del envase) en un microondas, para que se derrita la grasa que los envuelve y se le pueda quitar fácilmente el hueso

Tostar por la parte de la piel a fuego suave, hasta que la piel quede completamente dorada y crocante

Cortar las piezas de confit a la mitad, con la piel hacia abajo

Saltear los shiitakes con unas gotas de aceite

Salar al final de su cocinado

Cortar el cebollino bien fino

tracking