10 alimentos que ayudan a relajarte (o mantener la calma)

Controlar la respiración o meditar son algunos trucos que nunca fallan a la hora de relajarnos, pero ¿sabías que también puedes deshacerte del estrés gracias al menú que eliges cada día?

  • Por Inma Coca

Aquí tienes 10 productos más allá de la infusión de tila con los que te será más sencillo encontrar el equilibrio.

Cítricos

Cuando nuestro organismo se tensa, hay ciertos nutrientes que se pierden con mayor facilidad, por lo que es necesario reemplazarlos cuanto antes. Uno de los más vulnerables al estrés es la vitamina C, por lo que un zumo de naranja por la mañana, aderezar la ensalada con limón o tomar unas fresas a media tarde es casi obligatorio en épocas de alto rendimiento.

Legumbres

Sentirse saciada tras una comida es una de las claves para controlar la ansiedad, de hecho, el nerviosismo es uno de los principales motivos por los que solemos picar entre horas. Por eso, las legumbres se presentan como una excelente opción, ya que son saciantes, nutritivas y ricas en fibra. De entre todas las variedades, las lentejas son las más fáciles de digerir.

Plátanos

Otra fruta imprescindible en tu dieta antiestrés. Para muchos, es conocida como la fruta de la felicidad, por su alto contenido en triptófano. Además, es rica en hidratos de carbono, macronutriente encargado de inyectar energía al organismo. Y ya sabemos que una mayor energía se traduce en mayor productividad y un sentimiento de realización que choca con fuerza contra el estrés.

Yogur

Los científicos consideran el intestino el segundo cerebro y, a través de él, se pueden canalizar diferentes problemas a los que se enfrenta nuestro cuerpo, como el estrés. Varios estudios han demostrado cómo los probióticos ayudan a mejorar el tránsito y, con ello, relajar la tensión en el sistema digestivo, uno de los más perjudicados en épocas de estrés o de ansiedad crónica. De todos los probióticos que puedes consumir, los del yogur parecen ser los más efectivos.

Chocolate

Por supuesto, negro y sin azúcar. Además de ser rico en magnesio, que ayuda combatir los efectos de la ansiedad prolongada, el chocolate produce un placer instantáneo, regalando al cerebro un chute de positividad con el que combatir las malas energías.

Salmón

Junto a la vitamina C y el magnesio, el omega 3 es uno de los ingredientes que nuestro organismo reclama cuando estamos nerviosas. Y en el caso del omega 3, la grasa saludable por excelencia, el salmón es el rey. Además de ser una proteína muy versátil, es muy agradecida en preparaciones saludables, como a la plancha o al papillote.

Infusión de tila

Es un clásico y también una apuesta asegura. Tanto la tila como la manzanilla, la melisa o la lavanda poseen con propiedades calmantes. A esto súmale el efecto que tiene en el organismo el ingerir una bebida caliente, algo que baja las revoluciones casi al momento.

Acelgas

Y, en general, las verduras de hoja verde, como la lechuga o las espinacas, son ricas en magnesio y ácido fólico, que contribuyen a la formación de neurotransmisores como la serotonina, que regula el estado de ánimo.

Pistachos

Al igual que el resto de frutos secos, son un sanísimo picoteo, sobre todo, en su versión al natural. Los pistachos han sido los protagonistas de recientes estudios que demuestran que son capaces de rebajar la presión arterial y proteger al corazón en situaciones de máxima ansiedad.

Agua

Sí, así de sencillo. Mantenerte hidratada es clave no solo para el correcto funcionamiento de tu organismo, también para aliviar sensaciones como el cansancio o la tristeza. ¿Sabías que muchos dolores de cabeza comunes se deben a una simple deshidratación?

Continúa leyendo