10 consejos para niños alérgicos al polen

La primavera es una mala época para los alérgicos al polen, especialmente para los niños. Pero puedes intentar ayudarles con estos 10 consejos.

La primavera es una mala época para los alérgicos al polen, especialmente los niños. Pero puedes intentar ayudarles.

El Grupo de Trabajo de Alergia Respiratoria de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (www.seicap.es) ha elaborado el siguiente decálogo de consejos para niños alérgicos al polen. Síguelos, los niños lo notarán:

1. En los días de más polen (puedes comprobarlo en la web polenes.com) no es recomendable ir al campo, parques, jardines o lugares con vegetación abundante. También deben evitarse las zonas con césped, sobre todo si está recién cortado.

2. Una buena idea es proteger las ventanas y los balcones, sobre todo los del dormitorio del pequeño, con un enrejado que sea muy tupido y de material plástico (mosquitera), que se debe limpiar a diario con un paño húmedo, pero sin sacudir.

3. Mantener cerradas las ventanas o las terrazas del dormitorio del niño el mayor tiempo posible, sobre todo por la noche, que es cuando aumenta la concentración de polen en la atmósfera.

4. Dos horas antes de acostarse, con las ventanas cerradas, pulverizar agua hacia el techo, dejando luego cerrada la habitación hasta que el crío se acueste. Con esto se consigue que sedimente el polen que flota en el aire.

5. Cuando el niño esté en el exterior, hay que proteger sus ojos en la medida de lo posible con gafas de sol en caso de conjuntivitis estacional, y mascarillas antipolen homologadas.

6. Si se viaja en coche, hay que mantener siempre las ventanillas cerradas. Asimismo, se debe comprobar que los filtros antipolen están en buen estado.

7. En casa, hay que eliminar los elementos que puedan acumular polvo o polen (peluches, alfombras, cortinas u otros). Y hacer la limpieza sin sacudir, mejor con aspiradora o bayeta húmeda.

8. Consultar (en prensa, televisión o internet) los datos sobre polinización. Y tomar precauciones cuando existan más de 50 granos de polen por milímetro cúbico de aire, ya que a partir de esa cantidad se pueden disparar los síntomas.

9. Es aconsejable que el niño lleve siempre en su mochila, durante la época de más riesgo broncodilatadores o antihistamínicos, por si presenta síntomas de alergia.

10. Por último, acudir al pediatra alergólogo en caso de persistencia de los síntomas, para que pueda realizar un correcto diagnóstico y valorar la necesidad realizar un tratamiento personalizado con inmunoterapia.

Continúa leyendo