10 dudas sobre los implantes dentales

Cada día es más habitual utilizar los implantes dentales porque son un buen recurso para solucionar tanto problemas funcionales como estéticos en la boca. ¿Estás pensando en ponerte uno?

Cada día es más habitual utilizar los implantes dentales, porque son un buen recurso para solucionar tanto problemas funcionales como estéticos en la boca. ¿Estás pensando en ponerte uno? Aquí tienes todo lo que debes saber de la mano de los expertos.

¿De qué se trata?

“De algo tan sencillo como un pequeño tornillo de titanio que se une al hueso de la mandíbula formando lo que será la raíz del diente”, explican en la clínica Grup Doctor Bladé (Barcelona). Es decir, son las raíces artificiales que se colocan en el maxilar o la mandíbula [hueso], para insertar sobre ellas los dientes. “Una vez que la nueva raíz, el implante, se integra en el hueso, se procede a colocar la funda o el puente fijo que sustituye el diente”.

¿Para cubrir un solo hueco?

Es uno de los problemas que mejor solucionan los implantes. “Mediante ellos puede rehabilitarse la pérdida de un diente natural sin tener que ‘utilizar’ o tallar los dientes adyacentes sanos, cuestión inevitable si se opta por la colocación de un puente apoyado en los dientes”, dicen en la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA).

¿Es necesario que haya hueso?

El implante se pone en él. Hasta hace poco no se podía colocar si no había suficiente masa ósea en el maxilar. Sin embargo, “actualmente, se puede preparar el hueso para ello. Incluso en personas que no tengan suficiente altura o anchura de hueso maxilar, se pueden ya colocar injertos óseos provenientes de sí mismas o de un banco de huesos, o bien con materiales sintéticos o biológicos. Después, una vez que se obtiene el nivel óseo suficiente, se puede ubicar el implante”, apuntan en SEPA.

¿Pueden producir alergia?

Es la pregunta obligada cuando hablamos de materiales no naturales. En la misma Sociedad dicen: “No provocan alergia ni rechazo, puesto que el titanio tiene una excelente biocompatibilidad con los tejidos del cuerpo humano (el sistema inmunológico los tolera sin reacciones)”. Sin embargo, lo que sí puede suceder es que no se consiga la integración necesaria en el hueso para mantener bien el implante. Esto puede deberse a problemas técnicos durante la cirugía, al tipo de hueso o a que incurran factores de riesgo como una higiene deficiente o ser fumador.

¿Cómo es la cirugía necesaria?

“Su colocación requiere de una o varias intervenciones para preparar el lecho óseo e instalar los implantes. Dependiendo de cada caso, se puede realizar en una o dos etapas quirúrgicas. Si se realiza en dos fases, en la primera se inserta el implante, dejándolo cubierto por la encía durante un tiempo. En la segunda fase, varias semanas después, se realiza una pequeña incisión en la encía para comprobar el buen estado del implante y efectuar la conexión del pilar que servirá de unión a la prótesis dental. Si se coloca en una sola etapa quirúrgica, algo que cada vez es más frecuente, se instala el implante y a la vez un componente de conexión que queda en contacto con la boca y que se denomina pilar transepitelial o de cicatrización”, explican en SEPA. No obstante, en algunos casos concretos, es posible que en un mismo día se realice la cirugía y la colocación de la prótesis dental fija.

¿Resulta doloroso?

No. Se suele realizar con anestesia local, pero también puede practicarse con sedación intravenosa, por lo que no es un procedimiento doloroso. El postoperatorio, en general es poco molesto si se siguen las recomendaciones: procurar no masticar con ese lado, no fumar, usar un cepillo quirúrgico (mucho más blando), no emplear seda dental ni cepillitos interdentales, entre otras.

¿Cuánto tiempo lleva colocarlos?

Poner un implante es rápido, aunque si se precisa aumentar el hueso, se alarga el tiempo hasta la intervención y las molestias postoperatorias. Luego, una vez colocado el implante, se debe esperar unos meses para que se integre por completo en el hueso y para la colocación de los dientes o coronas definitivas. ¿Y cómo se disimula el hueco? Durante este tiempo se colocan prótesis provisionales que lo recubren. “Se puede colocar la corona provisional el mismo día que el implante”, dicen en SEPA.

¿A qué edad se pueden poner?

Tal vez creas que son solo para personas mayores. Sin embargo, como dicen en SEPA, se pueden colocar cuando el hueso maxilar y mandibular hayan terminado su crecimiento óseo (a partir de los 18 años más o menos). A partir de esta edad, no hay limitaciones de ésta y cualquier momento es bueno para proceder.

¿Cualquier dentista está preparado para colocarlos?

“El profesional que los realice no solo ha de estar bien formado en implantes, sino también preparado para realizar el estudio radiológico de la zona donde se van a insertar y establecer el mejor procedimiento (ha de valorar si se precisa un tratamiento periodontal, protésico, rehabilitador...), así como conocer y actuar frente a los factores de riesgo que la persona pueda presentar”. Presta atención a la cualificación del especialista y asesórate siempre antes.

¿Duran siempre?

Si se cuidan, los implantes dentales pueden durar toda la vida o, por lo menos, extender su duración media útil durante muchos años. Para ello es vital seguir una correcta higiene bucal (lavarse tres veces al día los dientes, cepillando al menos tres minutos cada vez), y realizar visitas periódicas al dentista (cada 6 meses es lo que suele recomendarse).

Continúa leyendo