Vídeo de la semana

8 señales que indican que te estás alimentando mal

Estreñimiento, cansancio, acné... el cuerpo envía señales físicas que nos alertan de que nuestra dieta no es todo lo saludable que debería. Te contamos cuáles son las principales.

La alimentación es uno de los factores que más influyen en la salud. Una dieta adecuada beneficia al sistema inmune, mantiene el colesterol a raya y previene ciertas enfermedades. Sin embargo, el ritmo de vida actual hace que muchas veces no podamos alimentarnos todo lo bien que nos gustaría. Cuando esto pasa, el cuerpo nos envía ciertas señales para alertarnos, como la aparición de acné, estreñimiento o mal aliento.

Una buena dieta ha de contener variedad de frutas y verduras (te damos unos trucos para aumentar tu ingesta de estos alimentos), además de granos integrales, proteínas de buena calidad y grasas. Si no es así, el cuerpo comenzará a mandarte señales para alertarte de que no te estás alimentando bien y es muy importante que le prestes atención. ¿Y cuáles son estas señales? Te contamos cuáles los 8 síntomas principales que indican que no te estás alimentando bien. ¡Toma nota!

Cansancio

Es uno de los síntomas más comunes cuando la dieta que se está siguiendo no es buena. Cuando el cuerpo no consigue suficiente hierro y vitaminas (especialmente las del grupo B), no obtiene la energía que le permitiría estar activo todo el día. Otra de las causas por las que podrías sentirte cansada tiene que ver con la ingesta excesiva de grasas, pues son complicadas de digerir.

Acné

La piel es el reflejo de nuestra salud interior. Si observas que últimamente te salen más granos, es posible que tu alimentación no sea la mejor. La aparición de granos está relacionada con el estrés y las hormonas, pero también con la alimentación. Es posible que te falte vitamina A, que juega un papel fundamental en la producción de reinoide, nutriente clave también a la hora de mantener pelo y uñas en buen estado.

Estreñimiento

Tener dificultades para ir al baño es una de las consecuencias de una mala alimentación y más concretamente, de la falta de fibra e hidratación. La fibra es muy importante para mantener el sistema digestivo en buenas condiciones, pues añade volumen al bolo alimenticio, facilitando el tránsito de los alimentos. Si notas que no vas bien al baño, toma nota de estos alimentos ricos en fibra.

Mal humor

Reducir las calorías o los hidratos de carbono de manera radical podría estar detrás del mal humor por culpa de la ansiedad. Esto también conlleva una reducción del nivel de azúcar en la sangre, lo que contribuye a los cambios de humor. Te recomendamos que no dejes de lado los hidratos de carbono, pues te harán sentir satisfecha durante más tiempo y ayudarán al cerebro a producir serotonina, el neurotransmisor de la felicidad.

Enfermas con frecuencia

La alimentación juega un papel clave en el sistema inmunológico. ¿Sabías que las proteínas ayudan a reforzar el sistema inmune? Si quieres evitar los virus y bacterias, es importante que nunca te falten las proteínas de buena calidad en la dieta, sobre todo carnes sin grasa y legumbres.

Exceso de apetito

Las ansias de comer a todas horas pueden estar relacionadas con un déficit de nutrientes. Se trata de una señal bioquímica que te lanza el cuerpo para decirte que no le estás proporcionando todo lo que necesita.

Vientre hinchado

Hay ciertos alimentos que contribuyen a la acumulación de gas en el estómago, como los productos procesados, los refrescos o la cerveza. También podría deberse a alguna intolerancia alimentaria o malos hábitos al comer, como hacerlo muy deprisa.

Poca memoria

Existen estudios que prueban que aquellos que consumen más grasas saturadas tienen más problemas de memoria que los que las evitan. La solución es fácil: menos patatas fritas y más ensaladas.

Continúa leyendo