Vídeo de la semana

10 síntomas que debes vigilar

Se te acelera el ritmo cardíaco, te mareas al levantarte o se te hincha el abdomen. Estos y otros trastornos no suelen ser graves, pero conviene vigilarlos y consultar con un médico porque a veces están alertando sobre algún problema importante.

1. Experimentas una sensación de fatiga o dificultad al respirar.
La tos persistente, la falta de aliento, el aumento de mucosidad y los catarros frecuentes durante el invierno son signos de alarma a tener en cuenta sobre todo en personas mayores. Visita a tu médico urgentemente en caso de infección respiratoria (cuando empeoren sus síntomas: tos, expectoración, disnea con o sin fiebre), para tratar estos episodios que son causa de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

2. El ritmo de tu corazón se acelera.
Visita a tu médico si tu corazón, sin razón aparente, entra en un ritmo apresurado y rápidamente vuelve a la normalidad. Podría tratarse de un trastorno cardíaco causado por cambios en los impulsos eléctricos que regulan el bombeo de la sangre.

3. El pecho segrega líquido.
No te asustes, esto no suele entrañar gravedad, y es del todo habitual si has tenido un bebé en el último año. Sin embargo, una glándula tiroidea poco activa u otro fenómeno que estimule los nervios conectados con el pezón también podría provocar secreciones. Por tanto, debes acudir siempre al médico si no estás embarazada; podría tratarse de un tumor.

4. Te mareas al levantarte.
No te preocupes si has estado tumbado durante mucho tiempo y te levantas bruscamente; en este caso, es normal sufrir una ligera descompensación. Pero también la tensión baja, un problema de oído, la deshidratación o la anemia podrían ser la causa de que tu mundo dé vueltas. Acude a tu médico para que descubra la causa del mareo.

5. Ojos enrojecidos.
No te inquietes si este síntoma desaparece en el día; probablemente, se trate de una irritación pasajera. Si sufres alergia ésta podría ser también la causa. Consulta con un especialista si, además de estar rojos, te duelen. En este caso podría tratarse de un glaucoma.

6. Sufres dolor y escozor al orinar.
El dolor del aparato urinario puede indicar diferentes trastornos como la cistitis o incluso inflamación de la vejiga de la orina por una infección, inflamación de uno o ambos riñones (pielonefritis), piedras en el riñón o tumores. La presencia de sangre sugiere la posibilidad de infección, cálculos del riñón o de la vejiga. El médico tendrá que realizar las pruebas pertinentes para diagnosticar y tratar el problema.

7. Te sube mucho la fiebre.
Por regla general, la fiebre no es más que una defensa del cuerpo ante las infecciones; pero también puede deberse a un golpe de calor, un tumor o hemorragias que afectan al hipotálamo. Se considera normal una temperatura de hasta 37,5ºC. A partir de 40ºC se entra en una situación peligrosa que requiere asistencia médica inmediata. Hay que acudir a urgencias.

8. Pierdes la voz.
Si es algo ocasional, no reviste importancia. Pero si el problema se presenta a menudo precisa atención médica. La afonía puede dar lugar a la formación de nódulos y pólipos. Otro trastorno es el edema Reinke, que consiste en la inflamación del tejido que rodea las cuerdas vocales, lo que conduce a una afonía persistente.

9. Se te inflama sin motivo el abdomen.
No tiene importancia siempre que se trate de gases, porque con una medicación, específica se soluciona el problema. Pero tienes que visitar al médico si has experimentado un aumento o disminución de peso sin ninguna explicación aparente.

10. Aparece sangre en las heces.
Este síntoma, junto a las deposiciones negras, debe ser consultado con el médico, ya que puede ser señal de hemorroides, fístulas anales o enfermedades colorrectales.

 

Manchas y lunares pueden ser peligrosos.
Consulta a tu médico si una mancha o lunar se hace irregular, crece, cambia de color y/o duele o pica ya que eso puede indicarnos que dicha lesión se está malignizando (melanoma). El aspecto de un melanoma o una lesión maligna viene definido por estas cuatro reglas:


- Asimetría en su forma.
- Bordes irregulares.
- Colores diferentes.
- Diámetro mayor de 6 mm.

Sin embargo, antes de alrmarnos, debemos acudir a un especialista que nos asesore.

También te puede interesar:

Continúa leyendo