¿Mantequilla o Margarina?

¿Cuál es más sana (si es que una lo es más que la otra)? ¿Cuál es la cantidad adecuada que debemos tomar? ¡Toma nota!
La mantequilla es el producto graso que se obtiene mediante procedimiento mecánico a partir de leche o nata. Según la norma, debe contener un mínimo de 80 % de materia grasa y no más del 16 % de agua, motivo por el que es bastante calórica. Por ejemplo, 100 gramos aportan 760 calorías que provienen de la grasa láctea.
La mantequilla ligera aporta menos grasa, ya que ésta se sustituye por agua. Para conseguir una emulsión estable se emplean aditivos que hacen las funciones de las grasas eliminadas: emulsionantes, estabilizantes y conservantes. 100 gramos aportan una media de 370 calorías y 40 gramos de grasa (la mitad que la mantequilla normal). Como ves, aunque se llame ligera no es precisamente poco calórica (12 gramos de mantequilla ligera tienen la misma grasa que 100 gramos de solomillo de ternera).
¿Cuál es, entonces, la cantidad que debemos consumir? Si quieres cuidar tu línea, puedes tomar dos veces por semana mantequilla ligera en el desayuno (para quemarla durante el día). Únicamente, tienes que sustituir una cucharada de aceite de las que usarías en el día por un cuadradillo de mantequilla (10-12 gramos).
La margarina, por su parte,  se obtiene mediante complejos procesos tecnológicos a partir de aceites vegetales que, en su estado natural, son líquidos. Es decir, se solidifican. Tiene menos grasa y aporta menos calorías que la mantequilla de origen animal. Su grasa presenta menos grasas saturadas, pero su 'mala fama' procede de su alto contenido en grasas trans (se producen al solidificarse el aceite vegetal: se introduce hidrógeno), más perjudiciales que las grasas animales para la salud. Pero los productores de margarina han modernizado la fórmula y la han adaptado a la normativa europea, con lo que han reducido la cantidad de grasa trans a menos del 0,7 %.
¿Qué diferencias hay entre la margarina y la mantequilla? La mantequilla carece de los aditivos que presentan las margarinas (emolientes, conservantes, acidulantes, aromas y colorantes). La mantequilla tiene mucha menos sal que las margarinas. Las vitaminas y el calcio son naturales en la mantequilla, mientras que en las margarinas se añaden durante el proceso industrial, ya que las grasas vegetales carecen de nutrientes como la vitamina D que sí poseen las animales.

Continúa leyendo