4 claves para no amargarse la vida

El trabajo, la familia, el dinero, la falta de tiempo… ¡Demasiado estrés sobre los hombros que puede amargarnos la vida!

El trabajo, la familia, el dinero, la falta de tiempo… ¡Demasiado estrés sobre los hombros que puede amargarnos la vida!

¿Cómo podemos evitarlo? La psicóloga Mila Cahue, autora del libro El cerebro feliz, de la editorial Paidós, nos da las claves:

 

Ejercitar la paciencia

Vivimos en una sociedad en la que hay prisa para todo: para formar relaciones, para hacerse rico, para curarse de una enfermedad, para adelgazar, etc. La paciencia es una actitud que permite mantenerse firme ante contratiempos y dificultades, y nos librará de que nos manipulen con las prisas, llevándonos a tomar decisiones erróneas.

 

Consejo: la gestión adecuada y eficaz de las emociones y de los pensamientos, así como la correcta toma de decisiones serán los instrumentos que más nos ayuden a perfeccionar esta habilidad que muchas veces tendemos a infravalorar.

 

Rodearse de personas positivas

Debemos cuidar nuestra salud mental, pero a veces depende de los mensajes que recibamos de las personas que nos rodean. Las personas que trasladan su opinión o actitudes negativas hacia nosotros pueden provocar que nuestro día a día sea pesado, lento y a veces fastidioso.

 

Si dejamos de lado la idea de querer cambiar lo que algunas personas piensan de nosotros y nos dedicamos a rodearnos de aquellos que nos quieren, gustamos y de los que nos proporcionaran un espacio de seguridad, cambiaremos nosotros y cambiará nuestra vida.

 

Consejo: rodearse de gente positiva o que de los que tienen efectos positivos sobre nuestra forma de ser, de sentir y de vivir es muy saludable física y mentalmente.

Fomentar la creatividad

La creatividad es un arte. Para desarrollarla con nuestra propia originalidad tenemos que rodearnos de gente de la que podemos aprender correctamente, sobre todo, porque el mecanismo más potente con el que contamos para hacerlo es copiar todo lo que vemos a nuestro alrededor.

 

Cuando queremos cambiar una conducta y no sabemos muy bien cómo, lo mejor que podemos hacer es elegir un modelo y copiar, hasta que tengamos la réplica perfecta. Una vez que la dominemos totalmente, llega el momento de jugar y de crear con nuestros gustos, nuestros sueños y nuestras capacidades.

 

Consejo: la mejor forma de potenciar la creatividad consiste en cultivar todo lo posible la alegría interior y concedernos permiso para disfrutar al máximo de la vida.

 

Mejorar el sentido del humor

Una de las mejores técnicas de relajación que existe es un buen rato de carcajadas. Reírse provoca que el cerebro segregue dopamina, la droga del amor y la ternura. El sentido del humor como cualquier otra conducta, se aprende, se practica y se enseña, tanto el malo como el bueno. Una de las maneras más rápidas de detectar la inteligencia de una persona es la capacidad que tiene para corregir sus errores y, por lo general, reírse de sí mismo.

 

Consejo: para desarrollar el sentido del humor hay que jugar y arriesgar. El sentido del humor es necesario en su justa medida y hay que saber aplicarlo inteligentemente.

Continúa leyendo