4 creencias médicas a examen

La salud es lo que tiene: algunas cosas que se dan por ciertas no están validadas científicamente. Y es más: son todo un error que lleva a que, creyendo que nos cuidamos, nos terminen haciendo daño.

"Comer dulce combate la depresión y la tristeza"

 

Verdadero. “Desde el punto de vista del coaching, podríamos decir que es una estrategia usada por algunas personas para combatir los estados depresivos”, indica Pilar Morales, coach de Pronokal Group. Y es que -como ella misma indica- aporta una sensación de placer inmediato que puede desviar la atención momentáneamente de la tristeza o de los pensamientos recurrentes sobre sus causas, pero sin solucionarla.

 

¿Por qué se repite, entonces? “Si, desde la infancia o desde hace mucho tiempo, comer dulce es la respuesta que damos a las sensaciones internas de tristeza, esta tenderá a ser la respuesta que sigamos dando, porque repetimos las ‘soluciones’ aunque no funcionen. Se trata de algo muy habitual en la conducta humana”, indica la experta.

 

Además, hay que tener en cuenta que algunos alimentos dulces, el chocolate por ejemplo, contienen una sustancia llamada feniletilamina, que desencadena sentimientos de bienestar (muy similares a los del enamoramiento, por cierto), y que algunos de sus componentes estimulan receptores del cerebro de manera similar a como lo hacen las drogas adictivas. 

 

Y aquí no acaba la cosa: se cree que el antojo de chocolate se origina cuando las papilas sensoriales detectan su sabor al derretirse en la boca, ya que hace que el cerebro produzca endorfinas, sustancias similares a los opiáceos que libera el organismo y nos hacen sentirnos bien (producen alegría y felicidad).

 

"Si te duele la espalda, no te muevas"

 

Verdadero y falso. “Es difícil afirmar o rebatir al respecto, porque el dolor de espalda puede deberse a causas muy diversas, y moverse o no dependerá de esto y del tiempo que se lleve con la lesión. No es lo mismo un dolor agudo que uno crónico, que dure más de 3 meses, como tampoco sería lo mismo para el dolor de una contractura lumbar que para una hernia discal”, dice el fisioterapeuta Rubén Martínez Antón, del Centro Noumar, Alicante.

 

Y agrega: “Lo mejor en caso de que nos duela la espalda es ir al especialista, no hacer caso de los mitos y atender a que, como decimos los fisioterapeutas, la salud es movimiento, la enfermedad, no”.

"El calor ayuda a dormir"

 

Falso. “Las temperaturas extremas, tanto el frío en invierno como el calor en verano, provocan un sueño más superficial y hacen que se vea interrumpido de forma sistemática, con lo que los ciclos de sueño son más cortos y se dificulta su efecto reparador”, dice el doctor José Miguel Franco Sorolla, jefe de Urgencias del Hospital Servet (Madrid).

La temperatura ideal para conciliar el sueño está entre los 18 y los 22 ºC.

"Las manchas blancas de las uñas indican deficiencia de calcio"

 

Falso. Las manchas en las uñas no corresponden a ningún déficit, ni de minerales ni de vitaminas. Sin embargo, sí se trata de una anomalía inofensiva en el crecimiento de la uña.

 

¿Por qué están provocadas? La queratina (una proteína que contribuye al endurecimiento de la capa superficial de la piel, las uñas y el pelo) crece mediante laminillas que se agregan entre sí. Cuando algunas se ensamblan de forma dispar, con ciertas disociaciones entre sí, se producen esas manchas blancas.

 

No obstante, en las uñas sí se evidencia la falta de algunos nutrientes; por ejemplo, la de vitamina C, que se nota por que se vuelven cóncavas en lugar de convexas. Y también el estrés: las rayas horizontales que a veces tienen reflejan el que hemos padecido tiempo atrás.

Continúa leyendo