4 pistas para frenar el dolor de cabeza

Existen más de 200 tipos de dolor de cabeza. La mayoría (llamados primarios) no tiene una causa y el dolor es la propia enfermedad. Descubre los 4 tipos más comunes y cómo hacerles frente.

Existen más de 200 tipos de dolor de cabeza. La mayoría (llamados primarios) no tiene una causa y el dolor es la propia enfermedad.  Descubre los 4 tipos más comunes y cómo hacerles frente.

 

Tensional

 

“Es episódica, no frecuente, y está causada por situaciones de estrés, provocada por una contracción muscular”, dice el doctor César Castejón, neurólogo de la Clínica Sagrada Familia (Barcelona).  

 

¿Cómo es el dolor?

“Suele localizarse en los dos lados de la cabeza, es opresivo, moderado, no cursa con náuseas ni vómitos y no empeora con el ejercicio o la tos”.

 

¿Qué puedes hacer?

“Siéntate, deja caer la barbilla hacia el pecho despacio. Mantén la postura un rato, luego gira a la derecha el cuello; mantén y gíralo hacia el otro lado”,  explica el osteópata Javier Peña Rojas. 

Migraña

 

“Está producida por una disfunción en las neuronas que activa o irrita las fibras de un nervio craneal que se llama trigémino”, explica el neurólogo.

 

¿A qué se debe?

 

Aún no se conoce. “Suele ser un dolor episódico (aparece algún día al mes), pero puede hacerse crónico y llegar a estar presente a diario o casi a diario”. 

 

¿Cómo es?

 

Pulsátil, en un lado solo de la cabeza, puede molestar la luz y el sonido, provocar náuseas o vómitos... Y aumentar con el movimiento o la tos.

 

¿Qué puedes hacer?

 

“Lo mejor es prevenir: llevar un estilo de vida sano, comer de forma equilibrada, hacer ejercicio...”, dice. Y ojo: una vez que ha empezado el dolor, no hay que esperar a que se pase, sino “tomar un analgésico (paracetamol) nada más sentirlo”.  

 

Dolor constante

 

Es crónico, se repite cada día y suele ser invalidante (se produce a diario durante un mínimo de 15 días al mes en un periodo de tres meses).

 

¿Qué puede haber detrás?

 

En la mayoría de los casos, se trata de personas que previamente han presentado migraña o cefalea de tensión. Con frecuencia, se asocia a la automedicación, a un elevado consumo de analgésicos y ergóticos (fármacos que producen vasoconstricción.

 

¿Qué puedes hacer?

 

Para comenzar, llevar una buena rutina de sueño que te facilite descansar bien (este tipo de dolor lo impide), y acudir al especialista por si debes deshabituarte de los medicamentos.

Cefalea en racimos

 

Frecuente, de corta duración (menos de media hora), el dolor es palpitante y aparece en la zona de la sien o alrededor de un ojo.

 

¿Cuándo surge?

 

Más de una vez al día y llega a interrumpir el sueño (¡nos despierta!). Además, puede repetirse durante varias semanas, desaparecer y reaparecer después, al cabo de unos meses.

 

¿Qué puedes hacer? 

 

El yoga, Pilates, la digitopuntura (acupuntura en la oreja) van muy bien cuando el dolor de cabeza está provocado por tensión muscular (a veces se relaciona con estas cefalea).

 

Dónde te ayudan

- Asociación de Cefalea en Racimos

- Asociación Española de Pacientes con Cefalea

 

Continúa leyendo