4 tips para suavizar el dolor de rodillas

Aunque es muy complicado hacerlo desparecer, existen algunos remedios caseros que nos ayudan a mitigar el tan conocido y sufrido dolor de rodilla.

Bien sea por problemas óseos o porque hemos sufrido algún tipo de golpe o caída, el dolor de rodilla es uno de los más generalizados en la edad madura y en otros estratos generacionales. Al tratarse de una articulación muy importante que soporta una gran parte de nuestro peso total, los dolores de rodillas suelen ser muy molestos y en ocasiones nos impiden desarrollar nuestras actividades cotidianas con normalidad.

En los casos en los que el dolor es agudo siempre es recomendable visitar a nuestro doctor en primera instancia, pero si además de los consejos médicos queremos ayudar a mitigar el dolor de nuestras rodillas existen varios cuidados que podemos realizar en nuestra propia casa para que la intensidad del mismo se vea reducida.

Analiza tu pisada: En muchos casos, el dolor de rodillas viene producido por una mala pisada. Según los especialistas, una gran parte de los casos de dolor en la rodilla parten de la base de una pisada de pronación. El movimiento del pie hacia adentro de los pronadores causa problemas en la rodilla que dan lugar al dolor. Si ese es nuestro caso es interesante saber que existen calzados específicos para este tipo de pisadas que nos ayudarán a poner el pie de manera correcta y por tanto a suavizar el dolor.

Evitar el sobrepeso: Está claro que los kilos de más no ayudan a mantener a raya nuestra salud y por tanto la de nuestras rodillas. El sobrepeso afecta a todas las partes del cuerpo incluidas nuestras articulaciones. Si tenemos en cuenta que con cada paso que damos ejercemos sobre nuestras rodillas una vez y media nuestro peso, parece claro que mantenernos en nuestro peso ideal puede ser un método muy efectivo de prevención.

Gengibre, un antinflamatorio natural: Junto al té y la cúrcuma, el jengibre es un gran antinflamatorio natural y ayuda a tratar problemas de salud como la artritis reumatoide. Si unimos el poder de los tres en una infusión el resultado puede ser más poderoso.

Sales de Epsom: Estas sales contienen sulfato de magnesio que es una sustancia muy efectiva a la hora de acabar con el dolor de rodilla. Se trata de un mineral que se ha utilizado para mitigar el dolor desde hace años. Disolver las sales de Epsom en un recipiente de agua tibia para sumergir posteriormente la rodilla en ella es una buenísima solución externa para bajar la intensidad de nuestro dolor.

Continúa leyendo