5 claves frente al hambre emocional

3 minutos

Es esa que utiliza los alimentos para sentirte mejor y no para llenar tu estómago. Aquí tienes 5 claves frente al hambre emocional.

claves-hambre-emocional

1. Identifícala

El primer paso para romper el ciclo de comer emocionalmente consiste en aprender a distinguir entre el hambre emocional y física. “Esto puede ser más complicado de lo que parece, sobre todo si usas con regularidad los alimentos para lidiar con tus emociones”, explica Patricia Guzmán, coach para adelgazar y creadora del Método Ancla (metodoancla.com), basado en la motivación y el amor propio para perder peso.

2. Conoce las claves

comer-emocionalmente

En determinados momentos se acrecienta el estrés, y eso puede traducirse en que acabes atracando la nevera. Antes de hacerlo, conoce las claves para distinguir si comes por apetito o por descontrol de tus sentimientos. “El hambre emocional aparece de repente, tiene que ser satisfecha al instante, ansía alimentos específicamente cómodos, no está satisfecha ni con el estómago lleno y desencadena sentimientos de culpa, remordimientos y vergüenza. Por el contrario, el hambre física es gradual, puede esperar a ser satisfecha, está abierta a opciones -un montón de cosas suenan bien-, se detiene cuando estás llena y no te hace sentir mal contigo misma después de haber comido”, detalla Guzmán.

3. Busca el motivo

Si persigues un alivio con la comida, es importante identificar cuáles son los factores desencadenantes. La experta aconseja que te preguntes qué situaciones, lugares o emociones te hacen buscar alimentos cómodos. “Aunque la mayoría de los motivos están vinculados a sentimientos desagradables, también pueden ser provocados por emociones positivas, como recompensarse por un día de trabajo duro, la celebración de un festivo o de un acontecimiento feliz”, precisa.

4. Escúchate

comer-hambre-emocional

El objetivo es prestar atención honestamente a tus emociones y a las necesidades que puedan expresar. Cuando se usan las galletas, los bombones o las patatas fritas como un modo de enfrentar y manejar tus inquietudes, lo que estás haciendo es “comerte” tus sentimientos en lugar de dejarlos fluir. Cuando consigas este objetivo, podrás “dar de comer a tus emociones el alimento que realmente necesitan y que poco tiene que ver con la comida -indica Guzmán-: atención, amor, reconocimiento, diversión”.

5. Alimenta tus sentimientos

Dar cuenta de un bol XXL de helado de chocolate con topping de almendras tras una ruptura sentimental no te hará sentir mejor y de eso seguro que te has dado cuenta. “Cuando empieces a alimentar tus emociones, dejarás de acudir a la comida como un sustituto que ya habrás descubierto que no funciona”, añade Patricia Guzmán.
"El secreto para “controlar” las ganas de comer no está en tomarte unas pastillas para dominar el apetito, ni unos polvos para hacer un batido, ni la receta de un smoothie mágico. El secreto está en no hacerlo. No trates de controlarlo, porque eso significa resistirse y esforzarse, lo que es agotador y solo te lleva a frustrarte y colocarte en un lugar de renuncia que no te favorece nada. No se trata, pues, de controlar. Se trata de entender y distinguir qué te está pidiendo en realidad tu cuerpo en ese momento. ¿Es apetito lo que sientes o lo que buscas es devorar esas emociones que sientes en ese momento? Si, una tras otra, las dietas para adelgazar no te funcionan, mi consejo es que no empieces una dieta que terminará algún día. Mejor empieza un estilo de vida que dure para siempre", concluye la experta.

Etiquetas: Adelgazar, Dieta, Perder peso

Continúa leyendo...

Contenidos similares

COMENTARIOS