5 consejos naturales contra la hipertensión

¿Sabes qué es y en qué consiste la hipertensión arterial? Aquí tienes los mejores consejos para ponerle remedio.

La hipertensión arterial es una enfermedad cardiovascular que, en caso de no ser controlada, puede convertirse en una afección seria, llegando a afectar negativamente la salud de la persona cuando la tensión arterial se mantiene elevada durante un tiempo prolongado. 

 

Es habitual que se utilicen como sinónimos dos palabras que en realidad son muy diferentes: presión y tensión arterial. Mientras que la presión arterial es la presión ejercida por la sangre sobre las distintas paredes de las arterias, en realidad, la tensión arterial es la forma en que nuestras arterias reaccionan precisamente a esta presión. ¿Y cómo lo consiguen? Muy sencillo, gracias a la elasticidad de sus paredes.

 

La medida normal de la tensión arterial, varía desde los 120/80 alrededor de los 30 años, hasta los 140/85 que se tiende a alcanzar a partir de los 40 años aproximadamente. Este aumento se produce cuando las arterias pierden su elasticidad, algo que ocurre con normalidad con el paso de los años.

 

Existen determinados hábitos que pueden influir en que nuestra tensión arterial se eleve, muchas veces antes de llegar a la cuarentena: el consumo regular y excesivo de sal, consumo de bebidas alcohólicas, estrés y ansiedad, y el sobrepeso y la obesidad.

 

Cómo disminuir tu tensión arterial elevada:

Sigue una alimentación adecuada


La dieta que sigamos es fundamental no solo a la hora de prevenir que nuestra tensión arterial se eleve hasta niveles peligrosos, sino que puede ser de grandísima utilidad para controlarla y evitar que continúe aumentando. Además, ayuda a prevenir complicaciones de salud asociadas a la hipertensión, como sobrepeso y obesidad, mala circulación sanguínea y colesterol elevado. Es fundamental seguir una dieta baja en sal.

 

Evita cocinar con sal

Además de evitar los alimentos procesados y salados, en la cocina también es importante no añadir más sal de lo normal a nuestros platos. Se puede sustituir la sal por otras opciones mucho más saludables y naturales, como por ejemplo es el caso de las especias y hierbas, como el romero, el eneldo o las hierbas provenzales, que aportan, además, un mayor sabor y aroma.

 

Haz ejercicio físico regular


La práctica de ejercicio físico es fundamental, no solo para controlar tu tensión arterial y los niveles de grasa y glucosa en sangre, también para poder disfrutar de una buena salud. Lo mejor es practicar ejercicio aeróbico con regularidad, entre 40 a 60 minutos al día.

 

Infusiones y tés que te serán de gran ayuda


Hay plantas y hierbas medicinales con acción directa sobre nuestras arterias, y más concretamente, sobre nuestra circulación. Puedes optar por preparar infusiones de las siguientes plantas:


Espino blanco: ayuda a dilatar las arterias del corazón y a que bombee sangre con mayor fuerza. Puedes preparar una infusión con una cucharada de flores secas, de dos a tres veces por día.


Valeriana: reconocida planta relajante, también ayuda a estabilizar el ritmo cardiaco.


Espliego: es una planta medicinal ideal para casos en los que la hipertensión arterial se debe a problemas emocionales (nerviosismo, ansiedad y estrés), ya que ayuda a disminuir el exceso de tensión arterial levemente.

 

Sobrepeso


Aléjate del sedentarismo. No hay nada peor para nuestra salud que el sedentarismo, ya que aumenta las probabilidades de tener sobrepeso y de sufrir algún problema cardiovascular. Según la Organización Mundial de la Salud, una persona con obesidad tiene un 30 % más de riesgo de desarrollar hipertensión. La clave está en seguir hábitos de vida saludables.

 

Por Natursan.

Continúa leyendo