5 gestos para ganar salud

No se trata de largas dietas ni sufridas jornadas de ejercicio, sino de pequeños trucos (con grandes resultados) que puedes aplicar día a día. Porque ya se sabe que lo bueno, si breve, dos veces bueno.

No se trata de largas dietas ni sufridas jornadas de ejercicio, sino de pequeños trucos (con grandes resultados) que puedes aplicar día a día. Porque ya se sabe que lo bueno, si breve, dos veces bueno.

 

El remedio más hidratante para tu piel: una planta

 

Tan natural como parece. Una planta en tu lugar de trabajo o en el salón de tu casa aporta humedad al ambiente, con lo que favorece la hidratación.

 

Hasta la mismísima NASA lo recomienda tras elaborar su estudio Clean Air Study: “Las plantas del hogar pueden purificar y revitalizar el aire en nuestras casas y oficinas, protegiéndonos de los efectos negativos de toxinas comunes como el amoniaco, el formaldehído y el benceno”.

 

De hecho, plantas como las gerberas, los troncos de Brasil o los crisantemos son capaces de filtrar hasta el aire de las estaciones espaciales, es decir, por encima de la capa de ozono.

 

Un zumo de limón para empezar el día

 

Para tener vitalidad y afrontar bien el día, lo primero es despertar y desintoxicar el organismo. Toma en ayunas un vaso de agua templada o caliente con una cucharada de zumo de limón.

 

“El agua con limón, además de aportar vitamina C -energizante-, hidrata, activa el sistema digestivo y ayuda a desintoxicar el organismo”, dice Gina Hemmings, coach de wellness.

Muévete cada día (pero no te pases...) 

 

“La actividad física en general actúa como un preventivo -dice la neuróloga Sara Moreno, del Hospital 12 de Octubre (Madrid)- contra las enfermedades neuronales degenerativas”.

 

Y a corto plazo, además, agiliza tu mente, pues el movimiento facilita que la sangre llegue al cerebro y lo oxigene. Pero, ojo, no te excedas.

 

Porque, según un estudio de la Escuela Dental del Hospital Universitario de Heidelberg (Alemania), correr a diario durante horas puede deteriorar el esmalte dental: durante una carrera, la cantidad de saliva es más escasa, la boca se reseca, tanto si consume agua u otras bebidas. Además, se vuelve más alcalina y esto contribuye a la formación de sarro dental y otros problemas en los dientes.

 

¿Qué tal se te dan los pasatiempos?

 

No sólo pasas el rato con ellos, como bien define su nombre: te benefician más de lo que crees. Según el neuropsicólogo José Antonio Portellano, profesor de la Universidad Complutense de Madrid, “un crucigrama, una sopa de letras o un sudoku producen bienestar y liberación de endorfinas (si disfrutas haciéndolos, activas los centros de placer dentro de la corteza cerebral), previenen el deterioro cognitivo (te obligan a usar estrategias de razonamiento, memoria, atención y lógica) y son un ejercicio activo (no como ver la televisión; delante de ella, no llevas a cabo una estrategia ni usas la lógica)”.

 

Relájate y respira (o aspira aromas antiestrés)

 

Para aparcar el estrés, inspira profundamente tres veces durante 30 segundos. Tienes que inspirar por la nariz y expulsar el aire por la boca, notando que se hincha tu estómago y se elevan las costillas.

 

Para la noche: ¡aromaterapia!, que promueve la relajación y reduce la ansiedad. El incienso o los aceites esenciales calmantes (lavanda, menta,  flor de azahar), te inducirán el estado de relax necesario para que duermas de un tirón.

Continúa leyendo