5 ideas para demostrarte que se puede invertir bien un cuarto de hora en la cocina

¿Se puede comer en casa dedicando 15 minutos a la cocina sin necesidad de que se inviertan en meter una pizza precocinada en el horno o en freír unas croquetas congeladas? Se puede.

¿Se puede comer en casa dedicando 15 minutos a la cocina sin necesidad de que se inviertan en meter una pizza precocinada en el horno o en freír unas croquetas congeladas? Se puede.

Nos hemos decidido a hacer una pequeña lista de opciones fáciles, rápidas y variadas de platos caseros que te ayudarán a descubrir que tu cocina no es de juguete. Y de paso tu paladar se lo pasará bien por fin y encima es posible que le cojas el gusto y acabes comiendo mejor y, en consecuencia, estando más sano. 

Para hacer el tema mentiríamos si no reconociéramos que nos ha inspirado Jamie Oliver. Casi todo lo que hace es aportar ideas y soluciones a gente corriente que desea comer rico y casero pero no tiene ni tiempo ni conocimientos para ello. 

En base a su idea del 15 minutes meals hemos dado forma a esta selección de cinco recetas, dos inspiradas en creaciones suyas y otras tres de cosecha propia. Todas exprés e infinitamente más ricas que cualquier guarrería ultraprocesada. Que cenar embutido un día se disfruta, ok, pero si lo haces toda la semana corres el riesgo de que el sábado se te empiece a poner la piel rosa como a Peggy…

Allá vamos: tan solo necesitas para optimizar todo lo posible el tiempo preparar antes todos los ingredientes y tenerlos a mano.

Buñuelos de ricotta

En esta receta se unen sabor, originalidad y rapidez. Se trata de preparar unos buñuelos de queso ricotta, ideal para este tipo de preparaciones, y una salsa de tomate (triturado, en conserva), anchoas y aceitunas como acompañamiento para chuparse los dedos.

Wraps de Falafel

Una versión rápida y casera de las fajitas es una idea genial para comer en quince minutos. Vale que las tortillas industriales no son muy saludables, pero sí el relleno que prepares en casa. Jamie Oliver te propone una versión vegetal con falafel como ingrediente principal. Nosotros añadimos una variante totalmente diferente: pochar cebolla y un poquito de pimiento verde y rojo y añadir pollo en tiras. Picas un tomate aparte en crudo y abres un guacamole que tenga la composición más saludable posible, y tienes una comida top. 

Espaguetis con pesto de avellana y tomate seco

Los pestos son la opción más eficaz si quieres una pasta casera rica y rápida porque se hacen en lo que se cuece la pasta. El más conocido es el de albahaca y piñones, buenísimo. Pero si quieres probar alguna variante, te recomendamos una versión hecha con avellanas, parmesano, ajo, tomate seco (previamente hidratado o en conserva), un poquito de agua y aceite de oliva virgen extra. Y para ir más rápido lo puedes hacer con la batidora para recortar tiempos. 

Ensalada

Las ensaladas, cómo no, son opciones infalibles para preparar recetas en un cuarto de hora. Y no tienen por qué ser aburridas. No lo es una que lleve brotes tiernos, queso feta, nueces, aguacate y tomate, por ejemplo. Tampoco la que lleve pollo a la plancha, garbanzos y espinacas, y menos todavía una elaborada con rúcula, pimientos asados, tomatitos cherry, burrata y un puñado de frutos secos al gusto. A esta última le puedes añadir cecina para añadir más contrastes de sabor.

Setas con habitas jamón y huevo

Creo que ya te hemos hablado de esta receta rápida en algún otro momento, pero es que lo tiene todo. Mezcla los dos platos de toda la vida de setas con jamón y habitas con jamón respectivamente y funde todos los ingredientes en uno. Se puede hacer de maravilla con botes en conserva de los dos ingredientes principales y se remata con un huevo poché al final.

Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo