5 mitos sobre la reproducción asistida

Información vital para aquellos que deseen ser padres mediante estos procedimientos.

Información vital para aquellos que deseen ser padres mediante estos procedimientos.

 

El universo de las Técnicas de Reproducción Asistida, conocido por los expertos como TRA, es, a tenor de estos ejemplos y de otros muchos, todo un desconocido por el gran público y quizá, una de las áreas que dan lugar a más información errónea.

 

Muchas veces los mitos, la información sesgada o directamente errónea, impide a personas que desean ser padres iniciar un proceso en este sentido.

 

La directora médica de Clínicas Eva, Isabel Santillán aclara algunos de estos falsos mitos. Toma nota de las aclaraciones:

 

1. Si te sometes a un tratamiento de fertilidad tienes todas “las papeletas” para un embarazo múltiple. No es cierto. Según aclara la ginecóloga sólo el 20% de las gestaciones logradas según estos procedimientos derivan en un embarazado de más de un niño y suele tratarse de un parto gemelar.

 

2. Si ha llegado la menopausia, no insistas, no existirá técnica alguna que te haga concebir. Falso. Si la mujer ha vitrificado sus óvulos antes de que se agotara su reserva y a una edad en la que estos no presentan problemas de envejecimiento, podrá implantárselos a pesar de la menopausia y traer al mundo un bebé sano.

3. Si no quedas embarazada de forma natural podrás elegir el sexo del bebé. Rotundamente falso. Los procedimientos que se llevan a cabo en las clínicas de reproducción asistida en España tienen como finalidad la implantación de un embrión en un óvulo para traer un niño al mundo, pero no “a la carta”, esto es, no se permite, por ser ajeno a los códigos jurídicos y éticos, realizar una concepción “de diseño”. Si puedes conocer con antelación, gracias al diagnóstico genético preimplantacional, y siempre con fines terapéuticos, si tu niño va ser hembra o varón.

 

4. Si mi hijo ha sido concebido mediante técnicas de reproducción asistida tengo más posibilidades de que se me adelante el parto. Sólo es cierto en caso de embarazo múltiple y eso sucedería igual si los niños hubiesen sido concebidos de forma natural. Ojo, eso sí, al miedo a perder al bebé, al estrés, que siempre puede precipitar el alumbramiento.

 

5. Los TRA inciden en problemas genéticos como el síndrome de Down. No, para nada. Muy al contrario, mediante el diagnóstico genético preimplantacional, antes mencionado, será más fácil y más rápido detectar cualquier anomalía en los embriones.

 

Y, por supuesto, la accesibilidad a los tratamientos. Hoy en día, con la mayor demanda han aumento los centros dedicados exclusivamente a la maternidad asistida. Esta proliferación de clínicas ha permitido asimismo precios más asequibles y fórmulas de financiación para ayudar a las familias.

Mar

Mar Pastor

Continúa leyendo