5 pasos para evitar la piel seca en invierno

¿Tienes problemas de sequedad y picor con el frío? Toma sencillas precauciones para evitarlo.

¿Tienes problemas de sequedad y picor con el frío? Toma sencillas precauciones para evitarlo.

 

La piel seca y con comezón es un problema muy común que, en algunos casos, tiende a empeorar en los meses de clima más frío cuando hay poca humedad: es lo que se conoce como “piel de invierno”. El problema es que, cuando la epidermis se deshidrata, pierde su flexibilidad y se resquebraja (se pone escamosa), lo cual produce picor. Pero puedes solucionarlo con algunas estrategias sencillas.  

 

1. Calefacción a raya. La calefacción excesiva puede ser una de las causas de tu sequedad dérmica, porque hace que el nivel de humedad baje dentro de la vivienda. Así que ya sabes: regula el termostato y no sobrecalientes tu casa. Si el sistema es centralizado, cierra algunos radiadores estratégicamente para reducir el impacto del calor. Y si es necesario, usa humidificadores.

 

2. Ropa que respire y humectantes. Utiliza en lo posible prendas de tejidos naturales, que permitan la transpiración. Y no estés con ropa apretada dentro de casa. Otro remedio eficaz es usar productos humectantes: hay una gran variedad de lociones y cremas que pueden suavizar tu piel y “sellarla” para evitar que el agua se escape de sus poros, manteniéndola fresca y jugosa.

3. Limpieza adecuada. Uno de los mayores problemas que tiene la gente con piel seca son los jabones fuertes, especialmente los desodorantes o antibacterianos. La mayoría de ellos contiene sustancias irritantes para las pieles sensibles. Busca limpiadores faciales y jabones que contengan un extra de sustancias grasas o aceites, tales como lanolina, manteca de cacao, aceite de coco, etc.

 

4. Control bajo el agua. Y no sólo debes limpiarte con productos adecuados, sino también durante el tiempo justo y ni un minuto más. La exposición prolongada al agua, especialmente a la caliente, puede eliminar los aceites naturales que protegen la piel. Por ello, limita la duración de tus baños y duchas y emplea siempre agua tibia en lugar de muy caliente.

 

5. Protección contra el frío. ¿Y cuando sales del confortable reducto de tu hogar? El aire frío y fuerte del invierno es otro de los factores que más inciden en la aparición de problemas de sequedad en el cutis. En general, la piel está más seca en esta estación, cuando bajan los niveles de humedad y la temperatura. De modo que debes protegerte la cara y las manos: gorro que tape las orejas, guantes y bufanda.

Continúa leyendo