5 pasos para revitalizar tu vida

¿Alguna vez has sentido que te falta energía? Resuélvelo con estos sencillos cambios en tus hábitos que pueden transformar los niveles de energía.

¿Alguna vez has sentido que te falta energía? Resuélvelo con estos sencillos cambios en tus hábitos que pueden transformar los niveles de energía. En tan sólo una semana, tu vida cambiará, tal y como apunta Jacqueline Newson, experta nutricionista de Abundance & Health.

 

1. ¡Duerme más! Una noche de buen sueño es importante para mantener los niveles de energía. Para fomentar un sueño reparador, evita hacer ejercicio muy tarde. Mantente alejado de los productos con cafeína (té, café, alcohol), especialmente por la noche. Evita cualquier cosa que pueda mantener tu mente ocupada: leer, ver la televisión o trabajar con el ordenador. Un baño relajante con agua tibia antes de acostarse tambén ayuda.

 

2. Equilibra tu azúcar en sangre. Esto puede generar un enorme impacto para equilibrar tus niveles de energía y prevenir depresiones. Para evitar los altibajos, consume proteínas en cada comida (sólo bastan unos frutos secos con una pieza de fruta como merienda). Incluye carbohidratos complejos: avena, pan integral y pasta, frutas, verduras y legumbres. Evita los alimentos azucarados y altamente procesados, ya que aunque elevan de forma instantánea la energía, ésta es de corta duración y dará lugar a caídas repentinas de los niveles de azúcar en sangre, causando fatiga e irritación.

 

3. Aumenta los nutrientes energéticos. Las vitaminas del grupo B son fundamentales para la producción de energía. Por eso es recomendable tomar un suplemento que proporcione vitaminas de este grupo y que sean altamente biodisponibles.El hierro también es necesario, ya que ayuda a transportar oxígeno a las células. Hay varios factores dietéticos que afectan a la absorción de hierro incluyendo una baja acidez de los jugos gástricos estomacales, los fitatos que se encuentran en el salvado de trigo o la soja, los oxilatos contenidos en las espinacas y los taninos que se encuentran en el té.

  

Otro nutriente importante es la vitamina C. Varias investigaciones la han identificado como esencial para la síntesis de la carnitina, que desempeña un papel clave en el transporte de ácidos grasos a las células para su uso en la producción de energía. Puedes complementar tu dieta con una vitamina C que se absorba bien, como Altrient C: este suplemento liposomal de vitamina C es mucho más potente que otros métodos orales estándar de vitamina C debido a su fórmula de suministro único.

4. ¡Muévete! Invertir 30 minutos al día en caminar, montar en bicicleta o nadar aporta grandes dosis de energía. El ejercicio reduce el estrés, mejora la circulación, levanta el estado de ánimo, mejora el sueño...

 

5. No olvides beber. La deshidratación provoca somnolencia, confusión mental y fatiga. Por eso es importante beber mucho. El agua es ideal, pero el té y el café también ayudan a aumentar la ingesta de líquidos (ojo, la cafeína no es ideal para conciliar bien el sueño por la noche). Las frutas y verduras también contienen agua, por no hablar del aporte de energía que elevan los nutrientes, por lo que se recomienda tomar entre 5 y 10 porciones al día.

Continúa leyendo