5 platos rápidos de comida sana nivel piso de estudiante

Te damos una mano de recetas exprés para que veas que alimentarse forma saludable no es tan difícil.

Comer sano no solo es un hábito muy recomendable para la salud, sino que es también una alternativa que puede llegar a ser mucho más disfrutable que alimentarse de precocinados y ultraprocesados. Y no, no hace falta ser chef ni tirarse todo el día en la cocina para conseguirlo.

Una mentira repetida mil veces se convertirá en verdad, decía el ministro de Propaganda de Hitler, Joseph Göbbels, y seguramente la historia ha demostrado que no le faltaba razón en esto. Pero por eso mismo necesario que cada uno desde su pequeño altavoz luche por destruir aquellos mitos que no son ciertos. Y este de la comida sana y el aburrimiento y el tiempo que requiere es uno de ellos. 

Y como el camino se demuestra andando, no vamos a perder más tiempo en argumentos y divagaciones varias. Vamos directamente al grano. Estas cinco recetas “healthy” son fáciles de hacer, rápidas, y están de muerte. 

Setas y habitas salteadas

La mezcla de esos clásicos entrantes que son las habitas y las setas con jamón mejora con creces si se juntan todos los ingredientes en el mismo plato. y lo puedes hacer utilizando setas frescas, pero también con un bote en conserva, mucho más rápido si cabe. Pochas una cebolla pequeña, añades las setas, y lo bañas con un chorrito de vino blanco. Dejas que se evapore, viertes las habitas y el jamón y lo rematas con un huevo poché. Si no sabes hacerlos, simplemente rompe un huevo encima y remueve para que le dé textura al conjunto durante un minuto aproximadamente.

Tallarines con verduras y pollo

Guarda un poquito del último pollo asado que comiste desmigado en el congelador. Pica unas verduras al gusto, póchalas teniendo en cuenta los tiempos de cada una de ellas (Google te lo pone fácil) y por último añade el pollo con un chorrito de salsa de soja. Puedes añadir jengibre rallado, piel de lima o limón y un chorrito de sus respectivos zumos si tienes en la nevera estas frutas. Todo suma. Los tallarines se cuecen en 5 minutos. 

Salmón al papillote con verduras

Es un recurso maravilloso el papillote para cocinar pescado de forma saludable con un poquito más de gracia que al vapor. Prepara papel aluminio, dispón un lomo de salmón u otro pescado que te guste, y coloca también unas verduritas al gusto. Trigueros y cebolla picada es una gran combinación, por ejemplo. Un poquito de eneldo o cualquier otra hierba al gusto, zumo de limón por encima y sella bien todo con el papel. Cuando tengas el paquetito hecho simplemente tendrás que cocinarlo unos minutos por cada lado en una sartén sin aceite ni nada. También se puede hacer al horno. 

Ensalada de pimientos asados, rúcula y burrata

Lo más complicado y engorroso de este plato es asar los pimientos, pelarlos y condimentarlos, pero se venden en conserva en todos los supermercados si te quieres ahorrar este paso. Ponlos sobre una base verde (nos quedamos con la rúcula como preferencia), añade unos cherries picados por la mitad, una burrata en medio, sal, pimienta y aceite de oliva virgen extra. Si te animas a mejorarla un poquito más, haz un pesto casero de albahaca y piñones como salsa para esta ensalada top. 

Crema de zanahorias y tomates asados

En casas donde se quiere comer sano sin perder mucho tiempo, un gran consejo es hacer “la crema de la semana”. En invierno caliente, y en verano fría. O como te dé la gana, realmente, porque no hay regla escrita al respecto. Hay múltiples opciones, pero una de las últimas que hemos probado en casa y está de muerte es la crema de zanahoria, tomate, cebolla y albahaca asada que compartió en su perfil de Instagram, Paola Gómez Freire-Chao, más conocida como Foodtropia.

Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo