5 razones por las que incluir algas marinas en tu dieta

Las algas marinas tienen grandes beneficios para la salud, y aunque no son muy comunes aún en nuestra dieta, te contamos por qué deberíamos incluirlas.

¿Algas marinas? Pues sí. Las algas marinas son un alimento muy completo y lleno de nutrientes esenciales. Sus propiedades son muy beneficiosas para el organismo, perfectas para equilibrar y enriquecer la dieta.

 

Son perfectas para completar una dieta depurativa, depuran el cuerpo en profundidad, ya que ayudan a eliminar toxinas de forma fácil. Previenen el envejecimiento prematuro, son grandes antioxidantes y su composición hace que se neutralicen los radicales libres.

 

Son ricas en minerales como el calcio, hierro, magnesio, potasio y yodo, y también ricas en vitaminas. Están formadas por hidratos de carbono complejos, ideales para el cuerpo, y proteínas vegetales. Además son libres de grasas y bajas en calorías.

 

Se pueden tomar como verduras, en cápsulas, en extractos o en infusiones. Y no solo eso, hay más razones por lo que debes incluirlas en tu dieta, estas son algunas:

Para adelgazar


Las algas están formadas por una sustancia que se llama alginato que regula y previene la absorción de grasas, por lo que son perfectas para perder peso. Por otro lado tienen un efecto saciente, durante la digestión, al entrar en contacto con líquidos se vuelven más grandes.

 

Para la menopausia


Las algas marinas son una gran fuente de vitaminas y minerales, nutrientes perfectos para regular las hormonas y para la dieta en esta etapa de la mujer.

 

Para la celulitis


Cada vez es más común emplear algas en productos anticelulíticos y reductores de volumen. Las algas marinas reducen la celulitis y luchan y previenen la retención de líquidos gracias a sus proteínas, minerales y vitaminas.

 

Para el colesterol


Son muy efectivas para regular y bajar el colesterol gracias a sus ácidos poliinsaturados.

 

Para el pelo, las uñas y la piel


Las algas marinas son muy ricas en vitaminas A, B, C y E. El cabello y las uñas se vuelven más fuertes y con más brillo. La piel gana luminosidad, elasticidad y está mucho más suave.

También te puede interesar:
Clara

Clara Martínez

Continúa leyendo