5 superalimentos de temporada que no conocías (y que deberías incluir en tu dieta de verano)

Seguro que no has escuchado hablar de ellos nunca, pero sus propiedades y su valor nutricional es de lo más interesante... ¡No te los pierdas!

Se acerca por fin el verano y, con él, parece que aumentan considerablemente las ganas de cuidarse y preocuparse más por llevar una alimentación saludable. En el terreno de la nutrición, se ha hablado mucho en los últimos años de los llamados superalimentos: un grupo de alimentos que son totalmente naturales y que contienen un alto nivel de nutrientes y, además, ofrecen múltiples beneficios para la salud. Semillas de lino, kale, aceite de oliva virgen extra, nueces… son algunos de ellos. Superalimentos conocidos y que ya hemos incorporado en nuestra dieta… sin embargo, hay otros muchos que son todavía desconocidos para la gran parte de la población y que son perfectos para añadirlos en nuestros menús de cara a cuidarnos este verano. Desde Satislent nos cuentan cuáles son los cinco más destacados y que más podemos aprovechar en esta época del año. ¿Te suenan? ¿Has oído hablar de ellos? ¡Seguro que no!

Gofio de maíz: El gofio es un alimento típico canario rico en fibra dietética. Es quizás uno de los superalimentos más desconocidos para la población. Con el nombre de Gofio, se denomina a una variedad de harina de maíz o harina de millo tostada de forma artesanal. Este alimento tiene la capacidad de retrasa la absorción de hidratos de carbono simples ayudando a regular el azúcar en sangre y manteniendo la sensación de saciedad, gracias a la fibra.

Amaranto: El amaranto es un pseudocereal, al igual que la famosa quinoa. Con ella comparte varias propiedades: por ejemplo, tiene mucha proteína, minerales y vitaminas naturales. Además, contiene mucho ácido fólico (algo esencial en el embarazo, sobre todo), y unas buenas cantidades de calcio y de hierro. Puedes utilizarlo en ensaladas, ¡te encantará!

amaranto
iStock

Proteína de guisante: Los guisantes siempre han estado denostados en las dietas porque se consideraba que, al ser legumbres, podían hacernos engordar. Sin embargo, esto no es así y son una fuente perfecta de proteína vegetal. Además, tienen un alto contenido de hierro y fósforo. Cuentan con un bajo aporte calórico y una cantidad casi inexistente de grasas, lo que los convierten en un alimento muy ligero, más que aconsejable para bajar de peso.

Laver: ¿Has oído hablar de él alguna vez? El laver es un superalimento que, a lo mejor, por el nombre no te suena mucho... pero que seguro que has tomado más de una vez, sobre todo si eres amante de la comida japonesa. Se trata del alga comestible que suele enrollar los famosos makis cuando comemos sushi. Es rica en vitamina C y yodo, principalmente.

Harina de soja: La harina de soja es un tipo de harina obtenida a partir de los granos enteros molidos de la soja. Se caracteriza por un aporte nutricional equilibrado de proteínas de origen vegetal, fibras, grasas y minerales. Es fuente de vitaminas y rica en minerales. Además de estas propiedades, la harina de soja contiene grandes cantidades de hierro, fibra y potasio. ¡Así que ya sabes por qué deberías empezar a usarla en tu cocina!

Continúa leyendo