6 virtudes de la arcilla

Muy fácil de encontrar y de preparar, es también muy eficaz. Una buena solución para muchos problemas, desde una mala digestión hasta una inflamación de encías. Descubre sus beneficios y cómo usarla.

 Muy fácil de encontrar y de preparar, es también muy eficaz; una buena solución para muchos problemas, desde una mala digestión hasta una inflamación de encías. Descubre sus beneficios y cómo usarla. ¡Te irá bien!

 

1. Cuida la digestión

 

“Su capacidad de absorción le permite aprisionar gases y toxinas y eliminarlos”, dice la naturópata Rosa García, de Barcelona. Por lo tanto, alivia muchos problemas de estómago: acidez estomacal, distensión abdominal, diarrea, estreñimiento... “Diluye 1 cucharada pequeña de arcilla blanca o soleada en un vaso de agua y tómala entre comidas”, dice la herbolaria Maite Tolmos (Herbolario Petras, Madrid). 

2. Antiacné

 

Regenera la piel. De ahí su interés como mascarilla para la cara. Se recomienda la arcilla blanca para la piel seca y sensible, y la verde para el cutis graso y propenso al acné.

 

“Regula el exceso de sebo, mientras se eliminan las impurezas de la piel”, dice García. Mezcla 3 cucharadas de arcilla verde con 2 o 3 cucharadas de agua (puedes agregar 1 gota de aceite de árbol del té), extiéndela y quítatela a los 20 minutos. 

 

3. Contra los edemas

 

En forma de cataplasma, la arcilla verde calma los edemas y la inflamación. De esta forma, puede resultar útil en caso de esguinces o tendinitis y también frente a los hematomas o cardenales.

 

“Como es un buen vehículo para los aceites esenciales, se le puede añadir una gota de aceite esencial de eucalipto o de limón, que tienen propiedades antiinflamatorias”, explica la naturópata de Barcelona. 

4. Buen analgésico

 

Gracias a sus cualidades calmantes y analgésicas, es capaz de paliar el dolor articular producido por patologías de la espalda, reumatismo, artritis... (hay que tener en cuenta que la arcilla es la base de la mayor parte de los lodos termales que se usan para aliviar estos problemas en los balnearios). Prepara una cataplasma de arcilla verde con dos cucharadas de ésta y dos de agua y extiende sobre una gasa. Déjala actuar sobre la zona 20 minutos. 

 

5. Cicatriza

 

Muy rica en sílice y sales minerales, la arcilla verde es una gran aliada de los primeros auxilios frente a las quemaduras no severas. “No sólo calma rápido el dolor, sino que evita infecciones secundarias, mientras que promueve la regeneración de la piel. Por eso también se emplea en las heridas”, dice la naturópata. A saber: una cucharada de arcilla verde mezclada con otra de agua. Y siempre, como primera medida, acude a tu médico.

6. Sana las encías

 

La arcilla blanca es un excelente remedio contra los problemas dentales en general y la gingivitis en particular. Se puede agregar a la pasta dental una cucharadita de arcilla más una gota de aceite ensecial de eucalipto o limón si las encías están inflamadas, o aceite de clavo en caso de dolor dental. Luego, masajea con esta mezcla un poco los dientes y las encías y enjuágate con agua templada después.

 

Ten cuidado

 

A pesar de que la arcilla se tolera bien, es mejor respetar las dosis (indicadas en el envase; pero no dejes de preguntar en tu herbolario) y no excederse en su uso más de tres semanas si es por vía oral. Si tienes problemas crónicos intestinales, no la tomes. Infórmate antes.

Continúa leyendo