7 buenas razones para ayunar

Es bueno para el colesterol, la hipertensión, la diabetes... Estas son algunas de las razones por las que se recomienda la práctica del ayuno.

Es bueno para el colesterol, la hipertensión, la diabetes... Estas son algunas de las razones por las que se recomienda la práctica del ayuno.

 

Antes de nada, ¿qué se considera ayuno? No tomar alimentos sólidos y beber solo agua, infusiones, caldos de verduras y zumo de frutas, con una ingesta calórica de unas 300 Kcal.

 

¿Cómo debe realizarse el ayuno? Siempre de forma controlada y bajo supervisión de un experto; solo así resulta beneficioso.

 

¿Durante cuánto tiempo se debe ayunar? En ningún caso hay que ayunar durante más de dos semanas al año.

Elisabeth Bley, experta en nutrición y dietética, nos da 7 razones por las que es saludable ayunar y en qué beneficia a la salud:

 

1. Reduce el riesgo de patología cardiovascular: lo demuestran estudios llevados a cabo con 4.500 pacientes en el Instituto Médico del Corazón del Centro Médico Intermountain de Utah, EE UU. La reducción media de disminución de riesgo cardiovascular fue del 39 % frente a las personas que no ayunaron.

 

2. Baja los niveles de colesterol: al ayunar, el organismo necesita compensar la falta de glucosa con algún mecanismo. Los niveles de colesterol se elevan, tanto el colesterol HDL como el colesterol LDL, y este colesterol pasa a utilizarse como sustrato energético. Así, se disminuyen los niveles de colesterol plasmático.

 

3. Ayuda a disminuir la hipertensión: el ayuno reduce una hipertensión leve. La hipertensión esencial se da en muchos casos en pacientes con arterioesclerosis, y en este caso, se deberán utilizar estrategias para tratarla.

 

4. Disminuye el riesgo de padecer diabetes mellitus por resistencia a la insulina: ésta se produce sobre todo por un cúmulo de tejido adiposo en el abdomen. Al movilizarse las células grasas para que el organismo pueda obtener de ellas el sustrato energético necesario en el  ayuno, estas disminuyen paliando la resistencia a la insulina.

5. Ayuda a perder peso: aunque este no debe ser su principal objetivo, adelgazar es una de las consecuencias del ayuno, ya que los depósitos grasos del organismo se movilizan para ser utilizados en el metabolismo energético.

 

6. Normaliza los niveles de grelina, la ‘hormona del hambre’: esta se segrega en el sistema digestivo para controlar el apetito.

 

7. Tiene propiedades neuroprotectoras: los cuerpos cetónicos liberados durante el ayuno proporcionan energía al cerebro. El Doctor Dominique Lanzman publicó en su libro La dietética de la longevidad, uno de sus estudios científicos que demuestra que el cerebro sabe aprovechar mejor los cuerpos cetónicos que la glucosa.

Continúa leyendo