Vídeo de la semana

7 razones para comer una manzana al día

Te enseñamos algunos de los beneficios de incluir la manzana en tu dieta

Mano que sujeta manzana roja
Foto de Александар Цветановић en Pexels

Cuando pensamos en fruta, la manzana es una de las primeras que nos vienen a la cabeza. Esta fruta se caracteriza por su solidez y su sabor dulce con toques ácidos. Podemos comer la manzana durante todo el año, aunque la estación original en la que crece la manzana es el final del verano o principio de otoño. Hay manzanas para todos los gustos y colores, nunca mejor dicho: de la roja a la verde, pasando por la amarilla e incluso por otras variedades más pintorescas, como la manzana blanca.

En todo el mundo, la manzana está reconocida como uno de los alimentos con más beneficios para la salud. Las razones por las que deberíamos tomar una al día son muchísimas. Uno de los refranes más famosos de Reino Unido dice literalmente que "comer una manzana al día, mantiene al doctor alejado". Hoy te damos 7 de motivos para que no dudes en comerte una cada día. 

Reduce el hambre

Tomar una manzana a media mañana o por la tarde nos ayudará a paliar nuestro apetito hasta la siguiente comida. La manzana está reconocida como uno de los alimentos naturales más saciantes: tomarla a bocados y con piel nos ayudará a sentirnos llenas.

Esta propiedad de la manzana se debe a su gran contenido en pectina, una sustancia que contribuye a mantener nuestra salud intestinal y a absorber más lentamente los nutrientes que tomamos. La pectina es un tipo de fibra que adopta una textura gelatinosa durante el proceso de digestión. Esta textura unida a la ralentización del proceso de digestión hace que sintamos que acabamos de comer durante más tiempo. 

Disminuye el colesterol

La pectina es un tipo de fibra que ayuda a expulsar de nuestro cuerpo las sustancias poco beneficiosas. Este espesante natural también nos ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre y a eliminar algunos de los excesos de grasa de nuestro organismo, previniendo que el colesterol se acumule en las arterias. Esta propiedad también ayuda a prevenir naturalmente otros tipos de problemas cardiovasculares como la hipertensión arterial o el riesgo de sufrir un infarto.

Activa el cerebro

Si te cuesta concentrarte o necesitas memorizar grandes cantidades de contenido, la manzana puede ayudarte en el proceso. La manzana es uno de los alimentos que más ayudan al correcto funcionamiento de los ciclos celulares, y, por tanto, de las neuronas. Es decir, comiendo manzana ayudaremos a que nuestro cerebro produzca más neuronas y de más calidad.

Regula el azúcar

La diabetes es uno de los problemas más comunes en nuestra sociedad. Sustituir los picoteos de dulce por manzana mejorará notablemente tu salud en muchos aspectos: reducirás las calorías, aumentarás la sensación de saciedad y obtendrás un chute de vitaminas y propiedades para tu organismo. Pero además, si sufres de diabetes, la manzana ralentizará la absorción de glucosa, ayudando a que tus niveles de azúcar en sangre se mantengan óptimos.

Contiene mucha fibra

Si tienes problemas para ir al baño, la manzana debe ser un imprescindible en tu despensa. La manzana contiene casi 4,5 gramos de fibra por cada cien gramos, siendo una de las frutas con mayor contenido en este componente que podemos encontrar. Las fibras de pectina presentes en la manzana ayudan a mantener nuestra salud intestinal, manteniendo nuestra flora biótica a niveles óptimos.

Mejora la calidad del sueño

La manzana es un relajante natural que puede mejorar tus problemas de sueño y a reducir el riesgo de sufrir insomnio. Su sabor dulce y muchos de los químicos que contiene contribuyen a que podamos dormirnos con más facilidad y a que tengamos una mejor calidad de sueño. Para aumentar aún las propiedades sedantes, puedes optar por preparar agua de manzana metiendo un par de manzanas cortadas en agua hirviendo, dejándola reposar y bebiendo el agua caliente.

Mantiene la salud dental

Si queremos presumir de sonrisa, tomar una manzana a diario nos ayudará a disminuir la placa bacteriana de los dientes, responsable del color amarillento de los dientes y del mal aliento. Cuando tomamos una manzana a bocados, contribuimos a mantener nuestros dientes blancos y limpios y además fortalecemos nuestras encías.

Continúa leyendo