8 alimentos de tu despensa que no caducan

¿Cuánto hace que no revisas a fondo tu despensa o armarios de la cocina? Te proponemos el ejercicio de vaciarlos para ver las fechas de caducidad de los diversos productos que tienes guardados.

  • Autor: Laura Revilla

Todos los productos alimenticios tienen fecha de caducidad o de consumo preferente. Los que han caducado los tienes que retirar rápidamente, porque consumirlos pueden suponer un riesgo para la salud. Otros, en cambio, se pueden ingerir transcurrida esa fecha. No te sucederá nada malo, lo único es que habrán perdido alguna de sus cualidades.

  1. Legumbres secas: por su bajo contenido en agua, las legumbres secas (los garbanzos, las judías o las lentejas) tardan mucho en estropearse. Si están bien secas, sin exposición a la luz y envasadas al vacío, llegan a durar hasta 30 años.
  2. Arroz: el arroz blanco puede conservarse en óptimas condiciones durante muchos años en un lugar seco y
    oscuro. Si lo guardas al vacío, puede durar hasta 30 años. Sin embargo, el arroz integral podría ponerse rancio.
  3. Miel: es uno de los productos que mejor se conserva y nunca caduca, simplemente, va envejeciendo y perdiendo algunas propiedades. Conservada en un tarro de cristal alejado de la luz puede mantener sus propiedades hasta seis años. ¿La razón? Su alto contenido en azúcar mata las bacterias.
  4. Pimentón: se puede consumir perfectamente hasta dos años después de la fecha de caducidad. Después, perderá parte de sus propiedades, pero no te sentará mal.
  5. Azúcar: como casi no tiene humedad, es muy difícil que el azúcar entre en contacto con alguna bacteria. Así que, para que te dure años, mantenlo en un lugar seco y en un bote tapado.
  6. Sal: este mineral también aguanta bien mucho tiempo, lo único que requiere es que no se humedezca. En la
    antigüedad, se usó para conservar muchos alimentos.
  7. Vinagre: tanto el vinagre de manzana como el de vino nunca caducan. Durante siglos se utilizaron para conservar los alimentos.
  8. Salsa de soja: una vez abierto, puedes consumirla hasta tres años después, aunque el paso del tiempo disminuirá la intensidad de su sabor. Si no abres el recipiente, durará décadas.

Continúa leyendo