9 pecados que puedes cometer

 

¡Date un gusto! Cuidar la línea no pasa por renunciar siempre a lo que nos apetece. Sólo hay que saber cómo tomarlo.

No te saltes el desayuno, su energía te ayudará a no cometer excesos.
Controla la hora. Si te apetece un capricho, tómalo antes de las 4 de la tarde (después el metabolismo es más lento).
Combina bien tus comidas. Las proteínas e hidratos, siempre con verduras (mejor crudas).

Además de estos consejos básicos, te contamos las 9 tentaciones que puedes cometer..., sin remordimientos.

 1. Frituras

“Usa aceite de oliva, rico en ácidos grasos saludables, oleico sobre todo, evita el rebozado y acompáñalas de verdura”, dice Inmaculada Canterla, especialista en Nutrición y Medicina Antiaging y directora de Cosmeceutical Center (Sevilla).

2. Palomitas de maíz

“En sí mismas no son tan malas (se trata de hidratos); el problema es con qué las acompañamos (ya sabes, varias golosinas y snacks en ambientes, además, festivoso lúdicos, que incitan a consumir). Por eso, tómalas tranquilamente, a ser posible no por la noche, y prescinde del pan ese día”, aconseja.

3. Café

Hipertensión, ansiedad, gastritis....; es cierto, pero no las provoca si lo limitas a 3 tacitas al día. ¿Y sabías que ayuda a prevenir el alzhéimer y la diabetes? Así lo afirma un estudio de la Universidad de Bonn (Alemania).

4. Patatas

Pese al almidón que contienen, son un alimento bajo en calorías (77/100 g) si se consumen solas y asadas o hervidas en lugar de fritas. Además se trata de calorías inteligentes; es decir, esas que se transforman rápidamente en energía y se gastan de la misma forma. Por otra parte, son ricas en potasio, que regula la tensión arterial.

5. Chocolate

Sí, 100 g suponen unas 600 calorías, pero ¿quién se toma esa cantidad? Además, si lo que te llevas a la boca es chocolate por encima del 70 % de cacao, lo que obtienes es una buena fuente de antioxi-dantes que mantendrán tus células renovadas y a ti joven y vital. ¡Y previene los infartos y cuida el corazón!

6. Arroz

Debe tomarse integral, pero aun así muchas lo restringimos por sus hidratos. “Hay que consumirlo con proteínas, no con más hidratos ni con grasas, y evitarlo de noche, cuando estamos en reposo y no gastamos lo que ingerimos”.

7. Embutidos

Muchos son ricos en grasa y de mala calidad, pero ¿y si eliges bien? El jamón de bellota, aunque calórico, posee ácido oleico monoinsaturado -el mismo del aceite de oliva- y, como presenta trazas de bellota, tiene fósforo y calcio. ¿Otra opción? “Los fiambres light, de pavo o de pollo”.

8. Cerezas al marrasquino

Como la nutricionista apunta, son un cóctel explosivo de fruta, azúcar y alcohol. Pero, fíjate, una (4 g) sólo supone 7 calorías, así que no te prives de ellas si te gustan. Tan sólo recuerda “tomar pocas y en días excepcionales o festivos”.


9. Coco

“Aporta muchas grasas saturadas [una sola porción tiene 350 calorías], pero también abundante fibra”, dice Canterla. Y es uno de los alimentos que más protegen el sistema inmunológico (posee calcio, fósforo, proteínas, magnesio...). ¿Cómo consumirlo? “Tómalo dos veces por semana y mejor solo, de forma aislada. Si es el postre, no añadas nada más”.

 

Por Carmen Sabalete

Continúa leyendo