A cada plato, su tipo de cerveza

Introdúcete en el apasionante mundo del maridaje. El secreto está en encontrar el equilibrio y disfrutar de cada plato junto a la cerveza más adecuada.

Verduras

Las verduras amargas, como las alcachofas o los espárragos, están riquísimas con una cerveza abadía, con cuerpo y de sabor intenso. Los gazpachos, avinagrados y con ajo, combinan con una lager. Con los pistos, las salsas de tomate y las ensaladas, una cerveza ligera y de cuerpo medio.

Pescado

Para acompañar el pescado azul, lo mejor es una cerveza de amargor suave. También son buenas compañeras de las conservas de pescado. Con los escabeches, las frituras, los ahumados y los marinados están deliciosas las cervezas ligeramente tostadas, como una lager extra.

Carnes

Si el sazonamiento de la carne es fuerte, pero no muy picante, se elegirán cervezas oscuras y con cuerpo. Para las carnes rojas a la brasa, una cerveza rubia, ligera y suave; con el buey, una lager dorada. Las piezas de cerdo combinan bien con cervezas claras (lager o pilsen) y el cordero armoniza con las cervezas lager. Los embutidos cocidos y ahumados, y también el chorizo, requieren cervezas de cierto cuerpo.

Dulces

Incluso en los postres hay un espacio para la cerveza. Los que tienen una base de chocolate encuentran en la cerveza negra -con cuerpo y delicado sabor a regaliz, café y frutos secos- una aliada perfecta.

También te puede interesar:

Continúa leyendo