A Cada Problema, Una Planta Medicinal

Existe una gran variedad de plantas medicinales que nos ayudan a tratar con éxito las alteraciones típicas de la primavera. La ingesta de determinadas sustancias derivadas de ellas puede prevenir, o por lo menos reducir, sus efectos sobre el organismo. De esta manera, la fitoterapia se convierte en un aliado contra los trastornos de la estación. Tona nota:
Para reducir la inflamación:
-Ajedrea: es una planta muy beneficiosa porque combate con eficacia los efectos de las alergias estacionales debido a su acción antiasmática.
Drosera: su actividad antiespasmódica alivia los síntomas de las personas con asma. Actúa como fluidificante de las secreciones.
-Equinácea: equilibra y refuerza el sistema inmunológico. Se utiliza para aumentar las defensas y combatir alergias asociadas al asma.
-Enula: fluidifica las secreciones, ayuda a descongestionar las vías respiratorias y mejora la función pulmonar.
-Helicroso (sol de oro): su aceite esencial estimula la producción de corticoides por parte del organismo. Posee una importante acción antiinflamatoria y antialérgica. Su capacidad para regenerar las mucosas y su efecto constrictor la hace indicada en los procesos alérgicos con continua secreción nasal, evitando a su vez las hemorragias nasofaríngeas.
-Llantén mayor: tiene acción suavizante, emoliente y antibacteriana. Mejora la función respiratoria y ofrece excelentes resultados en el tratamiento del asma, la rinitis y la tos alérgica debida a la fiebre del heno.
-Marrubio: es de gran ayuda contra el asma y se considera un estupendo remedio natural contra la tos. Esta planta favorece el bienestar respiratorio.
-Pino marítimo: presenta una importante acción antihistamínica, balsámica, emoliente, antiséptica, antirreumática, diurética y depurativa. Muy  eficaz contra las afecciones de tipo respiratorio, como la bronquitis y el asma. Es igualmente útil contra resfriados, rinitis y sinusitis.
Contra la fatiga:
-Eleuterococo: esta raíz tiene efectos estimulantes y es un eficaz agente antifatiga.
-Ginseng: aporta al organismo energía extra de efecto rápido. Aumenta la vitalidad y el rendimiento físico e intelectual.
-Jalea: aumenta las defensas y reduce, sobre todo, los efectos del cansancio intelectual. Su acción se puede reforzar en combinación con polen y miel.
Efecto regenerante:
Todas ellas mejoran los cuadros agudos de la enfermedad dermatológica, al incidir sobre las funciones metabólica y cutánea, la modulación nerviosa y los sistemas inmunológicos y neurovegetativos.
-Avena: suavizante, calmante e hidratante, alivia el picor producido por dermatitis y psoriasis. ALOE VERA. Ejerce un efecto regenerador inmediato.
-Fumaria: alivia las alteraciones cutáneas de tipo escamoso.
-Grosellero negro: es un corticoide natural. Tiene una acción importante sobre el metabolismo de la piel, favoreciendo su crecimiento y regeneración. n

Continúa leyendo