¡A la Rica Agua de Coco!

¡A la Rica Agua de Coco!

Gisele Bundchen, Rihanna, Madonna, Jennifer Aniston... El agua de coco triunfa entre las celebrities. Algunas han invertido en marcas (Matthew McConaughey, Demi Moore y el cantante de Red Hot Chili Peppers, Anthony Kiedis, en Vita Coco); otras son su imagen (Rihanna, de la misma Vita Coco); y a casi todas  podemos verlas bebiéndola. Pero ¿tiene al agua de coco beneficios para la salud que realmente merezcan la pena? Estas son sus características:
-En primer lugar, hay que diferenciarla de la leche de coco. El agua de coco es el líquido transparente e incoloro que se encuentra dentro de los cocos verdes. La leche de coco se obtiene al triturar la pulpa de los cocos maduros (los de color marrón), y es mucho más rica en grasas.
-El agua de coco es una bebida isotónica natural y posee la misma composición de electrolitos que nuestra sangre. Además, es un agua estéril ya que la misma planta la filtra de forma natural.
-A diferencia de la pulpa de coco madura, rica en calorías y grasas saturadas, el agua de los cocos verdes supone tan sólo 20 calorías por 100 ml y apenas tiene 0,05 g de grasa.
-Sus 5,5 g de azúcares naturales son principalmente glucosa y fructosa. De ahí que se recomiende en el entrenamiento deportivo.
-Aporta proteínas (en poca cantidad), enzimas, vitamina C (un gran antioxidante), vitaminas del grupo B (fundamentales para mantener el correcto funcionamiento del sistema nervioso) y hormonas vegetales como las citoquininas (previenen el cáncer y los procesos oxidativos y favorecen la circulación sanguínea).
-Rica en sales minerales (potasio, calcio, sodio, fósforo, magnesio cobre, hierro), resulta perfecta para rehidratar y nutrir de forma natural las células. Destaca, sobre todo, su alto contenido en potasio (necesario para la actividad muscular y controlar la tensión arterial).
-Evita el desequilibrio habitual entre el sodio y el potasio (solemos tomar más sal de mesa y menos potasio de los que necesitamos), que aumenta el risgo de sufrir una enfermedad cardiovascular.

CONTINÚA LEYENDO