Aceite de lino: los motivos por los que debería estar en tu dieta

Su alto contenido en Omega 3 lo convierte en un estupendo alimento a tener en cuenta en nuestra dieta si no consumimos pescado.

El aceite de oliva ocupa un lugar destacado en nuestra alimentación y se considera uno de los alimentos clave de la dieta mediterránea, pero hay otro que también deberías probar: el aceite de lino. Sus muchas propiedades han hecho que cada vez más personas se animen a contar con él en sus cocinas.

Seguro que has oído hablar de él en muchas ocasiones, especialmente por sus beneficios para la vista, pero tiene muchos más. El aceite de lino proviene de la semilla de la planta Linum usitatissimum (lino), y es rico en micronutrientes, fibra, mucílagos, antioxidantes y grasas saludables. Entre estas últimas, destaca su elevado aporte de Omega 3, ácido graso que nunca debería faltar en nuestra alimentación, pues nuestro organismo no es capaz de producirlo por sí mismo.

Una cucharada sopera de semillas de lino y media cucharada de aceite de lino cubren el 100% de las necesidades diarias de ácidos grasos esenciales Omega 3.Además, el aceite de lino está especialmente recomendado en dietas veganas, pues consigue suplir la carencia de Omega 3. El aceite de lino también destaca por su aporte de Omega 6 y Omega 9.

Una combinación nutricional que lo convierte en un alimento muy beneficioso para la salud, pues nos aporta un montón de propiedades:

  • Mejora la salud cardiovascular: el ácido alfa-linolénico presente tanto en las semillas de lino como en el aceite extraído de las mismas se relaciona con una mejora de la salud cardiaca. ¿Su mayor beneficio? Son buenas para controlar la presión arterial alta.
  • Impacto positivo en la reducción de los niveles de colesterol: los últimos estudios sugieren que el consumo de aceite de lino puede reducir los niveles de colesterol y controlar la arteriosclerosis. Esto es posible gracias a su alto contenido de ácidos grasos Omega 3 y 6.
  • Hidratación de la piel: el aceite de lino posee una estupenda combinación de nutrientes (entre ellos antioxidantes) que las convierten en un buen recurso natural para mejorar la salud cutánea. También se aplica como máscara de pestañas, hidratación de puntas abiertas del cabello, e incluso se recomienda como tratamiento después de manicuras.
  • Mejora el sistema inmune: al estar compuesto por Omega 3,6,y 9, el aceite de lino puede ayudar a mejorar nuestro sistema inmunológico, además de prevenir enfermedades cardiacas y aumentar el bienestar del organismo.
  • Bueno para la salud neurológica: el aceite de lino mejora de la función cognitiva, beneficiando a la atención y la memoria.
  • Poder antiinflamatorio: reduce la inflamación de los órganos y músculos en enfermedades casos de artritis, gracias a su contenido de Omega 3.
  • Aliado de la vista: el aceite de lino puede ayudar a prevenir algunas enfermedades relacionadas con la retina como la degeneración macular asociada a la edad o la retinopatía diabética, gracias a su contenido en Omega 3.

Si vas a comprar aceite de lino, es recomendable que te fijes que en la etiqueta se hace mención a “primera extracción en frío”, pues es el que posee mejor calidad. Ten en cuenta que se vuelve rancio con facilidad, por lo que debes almacenarlo en un lugar fresco y protegido de los rayos directos del sol.

Continúa leyendo