Aceites poco conocidos pero saludables que desearás probar

¿Quieres probar más opciones más allá del famoso aceite de oliva? ¡No te pierdas estas alternativas saludables!

Es más que probable (casi seguro, de hecho) que en tu cocina no falte el aceite de oliva virgen extra. Es uno de los productos más utilizados en la cocina mediterránea, al fin y al cabo, usado para cocinar multitud de alimentos y recetas saludables y sabrosas. Pero… ¿conoces más alternativas? El aceite puede provenir de nueces, de semillas, de aguacate o incluso de otros aceites. Sea cual sea su origen, cualquier aceite contiene unas 120 calorías por cucharada. Como tal, usar aceite en pequeñas cantidades es clave para aprovechar sus beneficios sin comprometer, por ejemplo, el peso. Según los expertos, una persona media con una dieta de unas 2000 calorías diarias debería consumir unos 27 gramos por día de aceites saludables, lo que equivale aproximadamente a 2 cucharadas de producto.

Si te apetece probar otros aceites más allá del de oliva, aquí tienes cuatro opciones poco conocidas pero muy sabrosas que te gustará descubrir. ¡Y son saludables!

Aceite de aguacate: El aceite de aguacate es extraído de la fruta. Tiene un sabor suave y no está refinado, lo que significa que conserva algo del sabor y el color del aguacate y tiene un ligero tinte verdoso. El aceite de aguacate se compone predominantemente de grasas monoinsaturadas, que se ha demostrado que son beneficiosas para la salud del corazón. También es una excelente fuente de luteína, que afecta positivamente a la salud de los ojos, la piel y el corazón. Los nutrientes adicionales que se encuentran en el aceite de aguacate incluyen el ácido oleico, una grasa insaturada que se ha demostrado que ayuda a reducir la presión arterial, y la vitamina E, un antioxidante que ayuda a absorber otras vitaminas liposolubles

aceite de aguacate
Pexels

Aceite de cacahuete: También conocido como aceite de maní, está hecho de semillas de su planta y tiene un ligero sabor a nuez, pero es una opción agradable y neutra para preparar muchas recetas. El aceite de maní también tiene un alto punto de humo, lo que significa que se puede usar para cocinar a altas temperaturas. Además, es una excelente fuente de vitamina E antioxidante y de grasas saludables monoinsaturadas y poliinsaturadas. 

Aceite de linaza: Elaborado a partir de semillas de lino maduras que se han prensado en frío, este aceite tiene un sabor suave y un punto de humo más bajo, por lo que es mejor usarlo en salsas y aderezos donde no es necesario cocinarlo a altas temperaturas. La linaza contiene el ácido graso omega-3 llamado ácido alfa-linolénico, que puede ayudar a reducir los niveles de colesterol. También puede ayudar a combatir ciertos tipos de cáncer, incluidos los de pulmón y de mama, según diversas investigaciones. 

Aceite de cártamo: Este aceite se deriva de las semillas de la planta de cártamo y tiene un sabor bastante neutro. Varios de los beneficios para la salud de este aceite incluyen ayudar a reducir y estabilizar los niveles de azúcar en sangre, reducir los niveles de colesterol LDL (o "malo") y también ayudar a combatir la inflamación.

Continúa leyendo