Ácido oxálico: por qué es malo y en qué alimentos se encuentra

El ácido oxálico se encuentra en la mayoría de alimentos de origen vegetal y se dice que interfiere en la absorción de minerales como calcio, magnesio y hierro.

El ácido oxálico o los oxalatos son unos compuestos que interfieren en la asimilación de calcio, hierro y magnesio al unirse a ellos. Se trata de una sustancia que el cuerpo produce naturalmente, aunque también está presente en ciertos alimentos, los cuales a menudo se desaconsejan pues aumentan el riesgo de cálculos renales y deficiencias de minerales. ¿Qué hay de cierto en ello? A continuación te explicamos todo lo que tienes que saber sobre el ácido oxálico. 

Los riñones actúan como una especie de filtro que purifica la sangre, eliminando moléculas perjudiciales para la salud. Un órgano sin duda muy delicado, por lo que hay que cuidarlo correctamente. De lo contrario, se podrían producir unos cristales que causan mucho dolor. Al respecto de esta cuestión, hay que tener muy en cuenta los oxalatos. Es muy importante que los niveles de estos compuestos se mantengan en niveles 'aceptables' en el organismo. ¿Y cuáles son estos niveles? Aproximadamente 50 mg al día, según los expertos.

El ácido oxálico tiene gran diversidad de usos, aunque uno de los más comunes es para limpiar, siendo frecuente su presencia en productos de limpieza de muchos tipos de manchas e incluso para pulir mármol. También se utiliza para producir cerveza y vino. 

Ácido oxálico en alimentos: todo lo que necesitas saber

El ácido oxálico se encuentra en cantidades muy bajas en los alimentos, siendo espinacas, remolacha, acelgas, cacao en polvo, pimiento, germen de trigo y frutos secos algunos de los más ricos en dichos compuestos. Para que te hagas una idea, tendrías que consumir al menos 600 mg de ácido oxálico para sufrir graves consecuencias en el organismo. Para una persona que pesa 70 kg, esto significa que tendría que consumir entre 70 y 140 kg de espinacas en un día. Los expertos recomiendan evitar consumir alimentos ricos en oxalatos con alimentos ricos en calcio ya que este ácido reduce la asimilación de calcio hasta en un 33%. 

Por otro lado, las personas con cálculos renales no deben tomar mucha cantidad de acelgas y espinacas a diario, pues ácido oxálico, en determinadas circunstancias, podría promover la formación de nuevas piedras. Las personas sanas eliminan este ácido a través de la orina. Los cálculos renales no se deben a un exceso en la alimentación, sino a una tendencia metabólica, lo cual significa que el ácido oxálico en la dieta no es la única causa de desarrollo de dichos cálculos.

Frutas y verduras son alimentos muy saludables que deberían estar siempre presentes en nuestra dieta. De hecho, dichos alimentos protegen frente a los cálculos renales, según un estudio de la Universidad de California, que apunta a un buen aporte de calcio como otro factor clave. Un beneficio que es tal debido al elevado contenido de vitaminas, agua y minerales presente en frutas y verduras. Si crees que no consumes la suficiente cantidad de estos alimentos en tu dieta, toma nota de los trucos para incrementar la ingesta de fruta y verdura sin apenas darte cuenta, ¡tu salud te lo agradecerá!

Continúa leyendo