¿Qué es la dieta keto y cuáles son sus beneficios?

  • Autor: María Gutiérrez.

El término popular de ‘dieta keto’ viene de ketogenic diet, dieta cetogénica en inglés. El nombre hace referencia a un modelo de alimentación basado en la creación de cuerpos cetónicos, que son aquellos compuestos metabólicos que el organismo genera en respuesta a la falta de reservas de energía

Los hidratos de carbono son la primera fuente de energía para nuestro organismo, su ‘gasolina’; cuando el cuerpo se queda sin ellos recurre a las grasas para usarlas como combustible inmediato. Es entonces cuando se produce la cetosis. Cuando se entra en estado de cetosis, los ácidos grasos se transforman en el hígado liberando las moléculas de cuerpos cetónicos.

Esta es una versión más saludable de la dieta Dukan o la dieta Atkins, que no tienen reparos con los alimentos procesados, la dieta cetogénica reivindica los alimentos frescos, difiere de sus antecesoras en que se centra en la ingesta de más grasas buenas y proteínas de alto valor biológico (aceite de nuez y de oliva, pescado azul, aguacate) con una restricción de la ingesta de hidratos (cereales, azúcar, e incluso de muchas verduras y frutas) con el objetivo de generar un proceso de cetosis en sangre similar al del ayuno.

La clave del éxito

Seguida por famosos como Halle Berry, Kourtney Kardashian, Vanessa Hudgens, la modelo de Victoria’s Secret Adriana Lima, la cantante Olga Tañón, y hasta la youtuber Chiquis Rivera, que debutó con recetas keto e incluso lanzó un libro al respecto, el plan de alimentación keto está basado en una ingesta muy baja de hidratos, moderada de proteínas y alta en grasas. Otras celebrities, como Kim Kardashian o Mick Jagger también alaban las bondades de este sistema o plan de nutrición para perder peso y ganar energía.

Cuando comes algo rico en hidratos, el cuerpo produce glucosa e insulina. Dado que la glucosa se está utilizando como energía primaria, las grasas no son necesarias y por tanto, se almacenan en el cuerpo. En una dieta normal, alta en hidratos, el organismo usará la glucosa como la principal forma de energía. Al reducir la ingesta de estos, el cuerpo es inducido a buscar otras vías de producción energética y las encuentra en la grasa almacenada.

Se trata de un protocolo no exento de controversia, que genera defensores y detractores a partes iguales. Quizá lo más significativo a tener en cuenta a la hora de seguirla es el tipo de grasa elegida. Si provienen de la leche o el queso no tienen por qué ser insanas. “En el caso de que provengan de alimentos ultraprocesados, estamos ante un riesgo para la salud”, apunta el equipo médico de Clínicas Dorsia (dorsia.es). “Para obtener buenos resultados exige un riguroso control, un asesoramiento personalizado y un estrecho seguimiento por parte de profesionales que aseguren su buen cumplimento. Solo así se pierde peso sin arruinar la salud”.

¿Por qué iniciarla?

Es una dieta recomendada para personas con obesidad o sobrepeso que quieran resultados rápidos y efectivos, siempre y cuando estén dispuestas a aceptar una disciplina estricta y después aprender un nuevo estilo de vida para mantener los resultados a largo plazo. Es imprescindible combinarla con actividad física y un cambio real de hábitos alimentarios. Solo así se evita el efecto rebote y se mantiene en el tiempo el normopeso.

Perder peso de manera significativa y segura

¿Cuáles son sus beneficios? La pérdida de peso segura y la ausencia de hambre. Cuando las reservas de grasa del cuerpo se convierten en cetonas que a su vez alimentan a los músculos y al cerebro, se produce una rápida quema de grasa y pérdida de kilos exprés, mucho más significativa que con cualquier otra dieta tradicional. El organismo se adapta de forma increíble a los nuevos retos: cuando lo sobrecargas con grasas y eliminas los hidratos, comienza a quemar cetonas como fuente de energía primaria.

Los niveles óptimos de cetonas ofrecen muchos beneficios para la salud, además de pérdida de kilos, un aumento en el rendimiento físico y mental. Resulta idónea no solo para adelgazar sino para reducir el picoteo de dulce, la inflamación cerebral y aliviar el dolor en las personas con enfermedades crónicas.

Durante la cetosis, hay una disminución en la producción y la utilización de glucosa como energía. El cuerpo quema grasa sin sacrificar ningún músculo, otro factor a tener en cuenta en defensa de la dieta keto frente a las dietas bajas en grasas. Es por esta razón por la que muchas personas se están apuntando a planes nutricionales cetogénicos para perder peso acelerando el metabolismo y sin alterar la masa muscular.

¿Qué es y cómo se estimula la cetosis?

Los cuerpos cetónicos son moléculas producidas solamente por el hígado, obtenidos de los ácidos grasos saturados liberados por los adipocitos (células grasas). Son detectados en la sangre y en la orina. El profesor Profesor Pier Luigi Rossi, médico especialista en nutrición, asesor de Aboca (aboca.com/es/) nos explica las directrices nutricionales que sigue esta dieta:

  • Reducción diaria de carbohidratos. “La carencia de hidratos determina una reducción de la glucemia. La reducción neta de los hidratos es la clave metabólica para la formación de cuerpos cetónicos”, explica.
  • Incremento de los alimentos que contienen grasas y proteínas.
  • Producción de los cuerpos cetónicos .“Cuando existe una carencia de glucosa, el cerebro entra en ‘emergencia energética’ y el hígado libera glucosa que está dentro de las células. Una vez terminada, el hígado transforma las grasas, liberadas de los adipocitos, en cuerpos cetónicos que entran en la sangre para llevar energía al cerebro”.

Es decir, “para adelgazar en este caso se utiliza una reacción vital pensada para nuestra supervivencia. Es un ‘error metabólico’ porque cuando los cuerpos cetónicos superan los 3 mg /100 ml en sangre son tóxicos”, asegura el profesor Profesor Pier Luigi Rossi. Por eso la importancia de seguir esta dieta bajo control médico para evitar llegar a un bloqueo metabólico.

¿Es equilibrada? “La dieta cetogénica es un régimen alimentario no equilibrado que necesita de una monitorización constante por parte de la persona que la lleva a cabo y por parte del médico, controlando los cuerpos cetónicos en la orina y el pH urinario”, insiste el profesor Pier Luigi Rossi.

Beneficios de la dieta Keto

Entre ellos, se encuentra la reducción de los niveles de glucosa en sangre, mejorar dolencias como el hígado graso y la pérdida significativa de peso en menos tiempo. Sin embargo, el problema aparece cuando la cetosis no se controla correctamente y las cetonas empiezan a provocar alteraciones a nivel orgánico.

A corto plazo, existe la posibilidad de que sobrevengan mareo y dolor de cabeza, ya que nuestro cerebro necesita energía en forma de glucosa para funcionar; mal olor de aliento, orina y sudor debido al exceso de cuerpos cetónicos eliminados por estas vías de excreción; y estreñimiento severo, por la carencia de fibra.

La dieta keto promete adelgazar, combatir el acné, mejorar la salud cardiovascular y hasta equilibrar los niveles hormonales..., pero es imprescindible seguirla con la ayuda de un profesional. Todos los expertos están de acuerdo en que para que nuestro cuerpo funcione correctamente necesitamos ingerir grasas buenas todos los días. Ayuda a que tengamos energía pero también, y aunque parezca paradójico, a perder peso porque contribuyen a una mejor absorción de nutrientes y vitaminas.

¿Cómo es un buen plato en esta dieta?

La dieta cetogénica o dieta keto aboga por la ingesta de alimentos ricos en grasas buenas del 60 % al 75 % (nueces, aceite de oliva, aguacate, pescado azul...) combinada con ingredientes altos en proteínas en un 15-30 % y que los hidratos se limiten a hojas y verduras verdes sin exceder al 20 % de las calorías ingeridas en cada ingesta.

Un ejemplo se encuentra en menús que incluyan huevo revuelto con jamón y perejil; chuleta de cerdo con ensalada verde; pescado con vegetales asados, un plato de atún con queso, aguacate y salsa de tomate, y mucho agua.

¿La puede hacer cualquiera?

La dieta keto está indicada para personas que no tengan ninguna enfermedad hepática, renal, ácido úrico elevado o algún trastorno de conducta alimentaria, además es ideal para aquellas personas que deseen controlar su índice glucémico o necesiten paliar los efectos de la diabetes. La dieta keto no es para ti si no estás preparado para dejar de comer pan, cereales o grandes cantidades de frutas y verduras o azúcar durante bastante tiempo.

Todas las personas reaccionan de manera diferente, porque no todos los cuerpos son iguales. Por eso es tan importante que la dieta se haga de forma correcta de acuerdo a las necesidades de cada individuo. Si tomas los alimentos en las cantidades correctas, no tardarás en ver y sentir los resultados.

Más proteínas y grasas, menos hidratos

La dieta keto, o dieta cetogénicase basa en el consumo mayoritario de alimentos ricos en proteínas y grasas para buscar una fuente distinta de energía a la de los hidratos. El objetivo de esta dieta es que las cetonas que se producen en el hígado funcionen como energía. El aceite de oliva, el queso, el pescado azul, el marisco, la carne, los huevos y las verduras son bienvenidas porque provocan el trabajo de este órgano. ¿Y para beber? Agua.

Continúa leyendo