¡Adiós al Insomnio!

Dormir bien y descansar es imprescindible para la salud. Y a veces el insomnio se debe únicamente a  malos hábitos adquiridos. Sigue estas pautas y dormirás mejor:
-Relájate; obsesionarte con dormir y hablar todo el día de que no descansas y lo mal que duermes, no sirve de nada. No le des más importancia de la que tiene. Respira hondo y céntrate en tu día a día.
-No tientes al sueño: trata de establecer una rutina horaria y acuéstate cuando tengas sueño. Lo ideal es hacerlo entre las 22 horas y la 1 de la madrugada.
-Madruga: es importante levantarse a la misma hora cada día, incluyendo los fines de semana y las vacaciones. Cuando te despiertes por la mañana no permanezcas en la cama mucho tiempo, ¡levántate!
-Ojo con las siestas:  limítalas durante el día y, si las haces, que sean inferiores a 20 minutos. Con una siesta de 30 minutos, corres el riesgo de entrar en un sueño profundo y despertar sintiéndote más cansada y aturdida.
-Si das muchas vueltas, sal de la cama:  si no concilias el sueño a los 20 minutos de acostarte y no haces más que dar vueltas en la cama, sal de ella y realiza alguna actividad tranquila. Evita ver la televisión porque te activará en exceso. En el momento en que sientas algo de sueño, vuelve a la cama.
-No practiques deporte antes de acostarte: realizar actividades deportivas intensas a cualquier hora del día beneficia  la salud,  pero para conciliar el sueño es mejor no practicarlo en las  3 o 4 horas previas a acostarte.
-Fuera exceso:  Es imprescindible evitar comidas copiosas antes de dormir y hacerlo siempre 2 horas antes de acostarte. Si tomas bebidas estimulantes, procura no hacerlo 6 hors antes de dormir.
-Vigila la temperatura del dormitorio:  una habitación fresca (no fría) crea un ambiente idóneo e induce al sueño. Evita los ruidos.

Continúa leyendo