Adiós kilos de más, hola Dieta Mediterránea

dieta mediterránea

En los últimos 40 años la ingesta media de energía diaria de los españoles a reducido un 13%. Comemos menos cantidad, pero engordamos.

El sedentarismo es una de las claves, pero la otra es que hemos “desaprendido a comer”. Nos estamos alejando de la dieta mediterránea. Los nutricionistas coinciden que es necesario evaluar el aporte de todos los alimentos y no ver solo grupos de alimentos de forma aislada. Así lo ha expuesto el profesor Dr. Javier Aranceta, presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC). Para este experto, estilo de vida mediterráneo es considerado en todos sus aspectos (alimentación, actividad física, socialización) el mejor modelo de prevención del sobrepeso y la obesidad.

“Según el análisis científico ‘La Dieta Española, una actualización’, los cereales (24,6%), carnes y derivados (14,3%), los aceites y grasas (13,6%) y la leche y sus derivados (12,5%) son los grupos de alimentos que contribuyen en mayor medida a la ingesta total de energía diaria, seguidos a mucha distancia de los pescados y mariscos (3%), las bebidas no alcohólicas –que incluye zumos, té y café, refrescos, etc- (2,9%), o las bebidas alcohólicas (2,3%)”, explica. A este respecto, el Prof. Dr. Aranceta destaca que “en la alimentación habitual de los españoles se observan bajos consumos respecto a las recomendaciones de ingesta de cereales de grano entero y derivados, verduras, hortalizas, frutas y legumbres. Por el contrario, se observa un elevado consumo de carnes grasas y embutidos y en el límite de lo recomendado en azúcares sencillos. Esto implica un perfil calórico desequilibrado”.

Según este experto, “todos los alimentos suman a la hora de contar calorías, y todas las calorías son iguales” por lo que “es importante ser conscientes del número total de calorías que consumimos al día para no ingerir más de las necesarias, equilibrando lo que comemos y bebemos con lo que gastamos a través de las actividades físicas diarias. Cada vez hay más evidencia científica que para mantener el equilibrio la estrategia de salud pasa por incrementar el gasto de energía”. Así, el experto destaca que se deben valorar los alimentos en el conjunto de la dieta, ya que “numerosos estudios científicos nos han mostrado que el evitar la ingesta de determinados productos concretos no supone una disminución de la obesidad”.

CONTINÚA LEYENDO